Sábado, 21.10.2017 - 16:13 h

Estados Unidos mueve sus piezas hacia Libia: dos buques de guerra con 8.000 soldados

Como suele pasar con los movimientos militares nada está confirmado, pero sí se sabe que EEUU está situando fuerzas militares cerca Libia ante una eventual "intervención humanitaria".

Un portahelicópteros anfibio con casi 1.900 soldados a bordo y un portaaviones nuclear con casi 6.000. Son los dos poderosos recursos que Estados Unidos estaría moviendo hacia las proximidades de Libia, donde la oposición sigue ganando terreno a un Gadafi que se resiste a abandonar el poder.

La mayor de las dotaciones que el Gobierno de EEUU podría estar desplazando hacia las costas mediterráneas es el USS Enterprise, la mayor máquina bélica del mundo. Fue el primer portaaviones nuclear en surcar nuestros mares, allá por 1961, y también el primero de su clase en atravesar el canal de Suez. De hecho, sus últimas coordenadas le situaban cerca del Golfo Pérsico, tras haber surcado el Golfo de Adén.

La nave, con unos 17.000 seguidores en su página de Facebook, mide de eslora lo que más de tres campos de fútbol juntos y se alimenta de ocho reactores nucleares que dejarán de impulsar sus motores en un par de años. La nave, toda una veterana, ha participado en momentos históricos tan importantes como el bloqueo durante la crisis de los misiles de Cuba o la Guerra de Vietnam, así como en diversas misiones humanitarias ante catástrofes naturales.

Con capacidad para entre 70 y 90 aviones y helicópteros y 5.800 personas, cuenta con un hangar bajo la cubierta, cuatro ascensores para aeronaves, catapultas para despegues... y el dudoso honor de haberse quedado encallado en la Bahía de San Francisco en los '80 después de haber dado varias vueltas al mundo. El incidente, del que tuvo la culpa un banco de arena, pudo resolverse sin mayores consecuencia

Junto a este gigante de los mares podría estar poniendo rumbo hacia la costa libia el USS Kearsarge, una pequeña ciudad flotante que cuenta hasta con su propia publicación. Se trata de un buque de guerra anfibio, preparado para trasladar en su interior medio centenar de helicópteros de intervención rápida y cinco cazas de combate, así como dos millares de soldados.

Esta nave, que mide algo más de dos campos de fútbol seguidos, tiene apenas dos décadas de vida, tiempo durante el cual ha tenido que sufrir un ataque desde Jordania que finalmente no le produjo daños. No sólo en esa ocasión surcó  aguas mediterráneas, ya que desde la nave se dio apoyo logístico durante una visita del ex presidente George Bush a Israel años después.

En los últimos años se ha dedicado fundamentalmente a patrullar aguas americanas apoyando intervenciones humanitarias por huracanes e inundaciones. Sus últimas coordenadas conocidas, hace casi un año, le situaban anclado en una base militar norteamericana.

Tanto el USS Enterprise como el USS Kearsarge, pasarán así a estar bajo el mando de la Sexta Flota de EEUU, encargada del espacio mediterráneo, es decir, África y Europa.

Ahora en portada

Comentarios