15 de marzo, el verdadero 'Supermartes' de las elecciones americanas

Este martes las elecciones presidenciales de América tienen una cita muy importante: en el lado republicano están en juego 367 delegados y en lado demócrata 792.

El partido republicano tendrá una lucha más importante ya que este martes comienza a utilizarse la fórmula conocida como 'winner-take-all", es decir el que gane en un Estado se lleva todos los delegados en juego.

15 de marzo, el verdadero 'Supemartes' de las elecciones americanas

Cuando una carrera está tan reñida como lo está este año la que están llevando a cabo demócratas y republicanos por la presidencia de EEUU, todo vale. Los estados cogen una relevancia que quizás antes no la tenían. Cada delegado es importante, por eso cuando hay en juego nada más y nada menos que 957 ( 326 en el lado republicano y 631 en el demócrata), la fecha alcanza el término de punto de inflexión. Este 15 de marzo las elecciones de Estados Unidos pueden tener, por fín, dos claros favoritos.

Lainformacion.com analiza junto con Inés Royo, investigadora de The Hispanic Council y Cristina Crespo, directora de proyectos del Instituto Franklin, la próxima cita para las primarias estadounidenses en cinco claves.1. Una fecha clave

En la actualidad tanto Hillary Clinton como Donald Trump, ambos favoritos en sus partidos, están haciendo las sumas necesarias para conseguir los delegados suficientes (1.237 en el partido republicano y 2.383 delegados en el lado demócrata). Sin embargo, este liderazgo podría cambiar este martes.

"El 15M es una fecha interesante por dos motivos: 1. Por el número elevado de delegados que se obtienen al entrar en juego estados importantes (631 delegados para los demócratas y 326 para los republicanos) y 2. Por la fórmula de “winner-take-all” (el que gana se lo lleva todo) en las primarias republicanas de algunos estados (Florida, Illinois y Ohio; y los caucus de las islas Mariana), esto último hace que la carrera sea más competitiva y emocionante. Además, votarán estados que no son tradicionalmente rojos (republicanos) o azules (demócratas), sino que varían en función de las políticas y los candidatos. Tal es el caso de Florida, Ohio y Carolina del Norte – tradicionalmente llamados como “swing states”", apunta Crespo.2. Ambos partidos se juegan mucho

Tal es el número de delegados que está en juego, que el 15 de marzo puede cambiar todo. En el caso del partido republicano el hecho del 'winner-take-all', es decir aquel que gane las primarias se lleva todos los delegados de ese Estado, hace que la cita sea más atractiva.

"El Partido Republicano parece estar condenado a la denominación de Trump, cada vez más cercana pues lidera las encuestas de todos los estados. Parece que el seno del partido ha llegado demasiado tarde al fenómeno Trump y ahora comenzarán a cerrar filas en torno al precandidato, como así ha hecho Ben Carson", explica la directora de proyectos del Instituto Franklin.

"En el Partido Demócrata Hillary Clinton, si gana en casi todos los estados tal y como vaticinan las encuestas, se podría ir aproximando a los 2.383 delegados que necesita para ganar y ser la nominada del partido. Aunque Bernie Sanders, como ha ocurrido en elecciones anteriores, podría dar la sorpresa y ganar en algún estado ya que no está lejos en Illinois o en Missouri", explica la experta de The Hispanic Council.3. Todo parece indicar que el 15M sólo hará más fuertes a los favoritos

El fenómeno Trump parece imparable, ya sólo Ted Cruz parece poder pararlo. Sin embargo, en el lado demócrata Bernie Sanders no deja de darle sustos a Clinton arrebatándole estados de gran importancia como Michigan.

"Según la media de encuestas de Real Clear Politics Trump y Clinton serían los ganadores de la noche. Clinton según los sondeos podría ganar en los 5 estados, aunque en Missouri e Illinois Sanders está muy cerca,  y Trump podría ganar todos menos Ohio, donde Kasich (gobernador de dicho estado) encabeza todas las encuestas", señala Royo.4. Momento clave para el favorito del partido, Marco Rubio

El partido republicano lo intentó, puso todo su empeño en que Marco Rubio, el senador de Florida, pudiera ser el verdadero rival de Donald Trump. Sin embargo, los votantes no han respaldado esta decisión y el cubano podría tener los días contados en la carrera por la Casa Blanca. Su Estado, su única esperanza.

"Si los resultados de Florida son poco favorables para Rubio, puede que decida retirarse de la campaña. También Kasich debería plantearse abandonar la carrera, aunque muchos republicanos mantienen en él la única esperanza de contar con un republicano político moderado en la nominación. Es probable que Kasich tenga oportunidades en Ohio", afirma Crespo.

"El 15M es una de las jornadas decisivas de la campaña porque podría suponer el logro de los dos líderes que se acercan cada vez más a la nominación e incluso la retirada de algunos candidatos. Algunos analistas temen que Marco Rubio, que confía en ganar su estado, Florida, abandone la carrera en caso de no hacerlo al perder los 99 delegados que le mantendrían a flote si es el más votado. Pero todavía queda mucha campaña por delante y muchos delegados en juego además del deseo de algunos republicanos de que se celebre en julio una Convención abierta por lo que cualquier cosa podrían pasar en el Partido Republicano en los próximos meses", añade Royo.5. El 15M podría dar la tranquilidad y la moderación a Donald Trump

Fue efímero pero existió. La tranquilidad, el diálogo y el razonamiento existen en la agenda de Donald Trump. De hecho, pudimos verlo en su actuación durante el último debate republicano. El magnate aprovechó sus intervenciones para dejar de lado los ataques a sus compañeros de partido y centrarse en sus propuestas de campaña. Pero, ¿durará ese comportamiento?

"Veremos cómo van los resultados del día 15 de marzo pero es previsible que vaya moderando su mensaje y sus formas de cara a la Convención Nacional del partido, en julio, y a las elecciones de noviembre, después. El último debate en el que hasta él mismo estaba sorprendido de lo civilizado que estaba siendo fue noticia precisamente por eso, sin embargo, a las pocas horas de celebrarse se tuvo que suspender un mitín de Trump porque cuestiones de seguridad después de que varios seguidores se pelearan. Está haciendo una campaña muy agresiva y tensa y si quiere llegar hasta el 8 de noviembre va a tener que moderarla", opina la investigadora de The Hispanic Council.

"Probablemente, mientras la distancia con el resto de adversarios sea holgada, Trump -The Donald, como se le está calificando en los medios norteamericanos al magnate en una burla alusión al pato Donald- mantendrá un discurso más moderado siempre que no reciba ataques, momento en el que no duda en contraatacar con cuestiones personales", explica la experta del Instituto Franklin.

Todavía queda carrera. El próximo 22 de marzo votarán Arizona y Utah, además de Idaho para los demócratas. Y el 26 de marzo los demócratas votarán en Alaska , Washington y Hawaii.

Ahora en Portada 

Comentarios