Miércoles, 24.07.2019 - 03:11 h

Preibus, Gingrich, Giuliani... los hombres que suenan para el 'gobierno de Trump'

El gabinete de gobierno estadounidense se divide en quince departamentos que van desde Asuntos de Veteranos hasta el Tesoro

Donald Trump gobernará teniendo como vicepresidente a Mike Pence, exgobernador del estado de Indiana.

Preibus, Gingrich, Giuliani... los hombres que suenan para el gobierno de Trump

Después de la tormenta llega la calma. Tras el revuelo y la sorpresa que de la elección de Donald Trump como el 45 presidente de EEUU, el candidato deja paso al presidente para según sus propias palabras, "unir a los estadounidenses y gobernar para todos"

Donald Trump no estará solo. El magnate se rodeará de un equipo de veteranos políticos y eternos aspirantes a la Casa Blanca. Ya suenan los primeros nombres que formarán parte del equipo de su equipo. Algunos de ellos ya los mencionó Trump en su primer discurso como presidente y otros empiezan a filtrarse en los medios estadounidense. La sombra de Trump, Mike Pence

Mike Pence es la sombra de Trump, el hombre moderado que le ha apoyado desde el principio, pese al rechazo de muchos compañeros del partido republicano. Tras el escándalo del vídeo sexista, publicado por The New York Times, semanas antes de las elecciones, muchas voces llegaron a pedir al magnate que dimitiera en su favor. Pero, Trump no abandonó la carrera, seguro de que la ganaría. Y, tras hacerlo, Pence es ya el hombre sensato que le acompaña. A él, le cedió el honor de anunciar la victoria republicana tras la noche electoral.

Rodeado de su familia, Pence expresó el "honor que yo y mi familia sentimos por tener el privilegio de servir como vicepresidente". Conservador, de 57 años, gobernaba Indiana desde 2013 hasta que Trump lo sumó a su equipo. Antes de ser elegido gobernador por Indiana, el nuevo vicepresidente electo fue congresista por ese estado entre 2001 y 2012.

Pence está casado, tiene tres hijos y estudios de Derecho. Católico convertido al evangelismo, durante su juventud se planteó el sacerdocio. “Soy un cristiano, un conservador y un republicano, en ese orden”, señaló. Forma parte del ala conservadora del partido, incluso más cerca del Tea Party que del partido rojo. En un principio, al inicio de las primarias, Pence apoyaba al senador texano Ted Cruz, otro conservador radical. Cuando este se apeó de la carrera, pasó a respaldar a Trump. Conocedor de Washington y del establishment, nadie duda que frenará a Donald Trump, si es necesario.Estos son los nombres que suenan 

Entre sus colaboradores cercanos hay figuras con nombre propio dentro del partido. En declaraciones a NBCNews, tres miembros del equipo de Trump han filtrado varios nombres: Rudy Giuliani para fiscal general, Newt Gingrich como secretario de estado, el General Michael Flynn para defensa, Steve Mnuchin para el Tesoro, y Lew Eisenberg para la secretaria de estado. Sin embargo, otros medio estadounidense Politico hace su propia quiniela. Fiscal General, Rudy Giuliani

El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani es un serio aspirante a entrar en el gabinete de Trump. El antiguo alcalde neoyorquino,  el hombre que transformó Nueva York en una ciudad segura, podría ser el nuevo fiscal general del Estado. Fue fiscal de su ciudad en los años setenta y comparte elementos con su potencial jefe. Hombre de “ley y orden”, con opiniones abruptas, Giuliani ha sido muy activo en la campaña de Trump y lo entrenó para los debate. Es más, en la noche electoral apareció para festejar el triunfo del magnate. 

Según Político, en la nómina podrían estar también el candidato a las primarias Chris Christie, aunque podría verse comprometido por el escándalo de Bridgegate. Por último, la Fiscal General de la Florida, Pam Bondi, también se podría considerar una candidata.El jefe de gabinete,  Reince Preibus

Los más probable es que Reince Preibus, presidente del Comité Nacional Republicano, sea su jefe de gabinete. Preibus se ha mantenido leal a Trump en medio de la tormenta y compareció a su lado la noche electoral. Es clave en la transición, y según CBS News, está abierto a aceptar un cargo en la nueva administración.Secretaria de estado, Newt Gingrich

Newt Gingrich, antiguo líder republicano de la Cámara de Representantes durante la era Clinton podria ser el nuevo secretario de Estado. A pesar de ser un defensor del libre comercio (fue arquitecto del NAFTA) y del intervencionismo que Trump rechaza, Gingrich ha mostrado interés por identificar a los musulmanes y tiene un historial versado en política internacional.

Otro nombres que suenan, según Político, son el senador por Tennessee Bob Corker, actual presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Trump también estaría considerando al ex embajador de EE.UU. ante Naciones Unidas, John Bolton. Secretaría de Tesoro, Steve Mnuchin 

El jefe de finanzas de su campaña, Steve Mnuchin, dominaría el Tesoro. Mnuchin amasó una fortuna trabajando para Goldman Sachs y otros bancos. Actualmente también trabaja como presidente y jefe ejecutivo para la firma privada Dune Capital Management.Secretaría de Defensa, Michael Flynn

Michael Flynn  suena como hombre para ocupar la defensa del país. Flynn, de 56 años, es un votante demócrata registrado y sirvió durante años a la administración Obama aunque protagonizó algunas controversias. Flynn chocó con el director de la Inteligencia Nacional, James Clapper, hecho por el cual supuestamente abandonó su puesto un año antes de lo previsto.

El general retirado, que actualmente dirige un grupo de inteligencia privado en Virginia, ha asesorado a candidatos republicanos en la última campaña y ha sido muy crítico con la nominada demócrata, Hillary Clinton. Necesitaría un permiso del Congreso para convertirse en secretario de Defensa, dado que la ley requiere que los oficiales retirados esperen siete años antes de convertirse en líderes civiles del Pentágono.

Según Politico, otros nombres que suenan con fuerza son el senador Jeff Sessions (republicano por Alabama), así como el ex consejero de Seguridad Nacional Stephen Hadley y el exsenador Jim Talent (republicano por Missouri). Otros como el representante californiano Duncan Hunter podría estar en la lista de candidatos.Secretaría del Comercio, Lew Eisenberg

El secretario de Comercio podría el famoso activista republicano Lew Eisenberg. Pero también suenan con fuerza, el inversionista Wilbur Ross. Además, el empresario Dan DiMicco está en los posibles nominados.

Trump se dice que también estaría considerando el exgobernador de Texas, Rick Perry, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee e incluso el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, para el trabajo.Secretaría de Trabajo, Victoria Lipnic

Un posible nombre es Victoria Lipnic, Comisionada de Igualdad de Oportunidades desde 2010 que también sirvió como una de las subsecretarias de Trabajo de las normas de empleo desde 2002 hasta 2009.Secretaría de Salud y Servicios Humanos, Ben Carson

El gobernador de Florida, Rick Scott, el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y Ben Carson, ex candidato presidencial republicano. Carson ha recibido la mayor atención últimamente por el HHS, incluso desde el propio Trump.

Así también está Rich Bagger, el director ejecutivo del equipo de transición Trump y el ex ejecutivo farmacéutico que dirigió muchas de las reuniones de este otoño con los donantes de la industria de la salud y ejecutivos.Secretaría de Energía, Harold Hamm

El CEO de Continental Resources, Harold Hamm, durante mucho tiempo se ha considerado como el principal candidato. Hamm, un multimillonario de Oklahoma que ha sido amigo de Trump durante años, ha sido la principal influencia en la política energética de Trump durante la campaña.

El capitalista de riesgo Robert Grady también es visto como un candidato, aunque también podría estar en línea para el Departamento de Interior.Secretaría de Educación, William Evers

Trump ha expresado que no prestará mucha atención a este departamento e incluso ha planteado su supresión. Sin embargo, entre aquellos que pueden estar en la lista es Ben Carson, el neurocirujano retirado que iba en contra de Trump en las primarias y que más tarde ratificó la candidatura presidencial republicana. Otra posible secretario de educación bajo Trump es William Evers, investigador de la Hoover Institution que trabajó en cuestiones de educación para el equipo de transición Trump. Evers trabajaba en el Departamento de Educación durante la administración Bush y sirvió como asesor de la entonces secretaria de Educación, Margaret Spellings.Secretaría de asuntos de veteranos, Jeff Miller

El nombre más mencionado es Jeff Miller, presidente de Asuntos de Veteranos en la Cámara de Representantes.Secretaría de Seguridad Interna, David Clarke

David Clarke, el Sheriff conservador del condado de Milwaukee, Wisconsin, es un posible candidato.Administración de la Agencia de Protección Ambiental, Myron Ebell

Trump ha llamado a eliminar la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), pero recientemente cambió su posición al respecto, diciendo que va a “reenfocar a la EPA en su misión principal de asegurar un aire limpio, así como agua de beber limpia y saludable para todos los estadounidenses”.

Myron Ebell, un escéptico del cambio climático que se está en el grupo de trabajo de la EPA para el equipo de transición de Trump, es visto como un candidato principal para dirigir la agencia. Ebell, un funcionario del Competitive Enterprise Institute, ha sido objeto de críticas de los grupos ecologistas por sus posturas sobre el calentamiento global. El capitalista de riesgo Robert Grady es también un competidor.El 20 de enero, inicio de la era Trump

Con el electo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, todo puede pasar. Literalmente todo. Y por ello no se sabe qué hará desde el 20 de enero de 2017. Con el Senado y la Cámara de Representantes en manos del Partido Republicano, por lo menos por los próximos dos años, pareciera que es mucho lo que puede hacer. Sin embargo, al acercarse, el panorama se hace más complejo

Es que estas mayorías no le aseguran a Trump un margen de maniobra tan alto, debido sobre todo a las peleas en las que el republicano se enfrascó con los dirigentes de su propio partido. Consciente de ello, Trump ha optado por un tono conciliador para con sus copartidarios, como el del discurso de ayer. Y algunos de ellos le respondieron de la misma forma.

Ahora en Portada 

Comentarios