Domingo, 17.12.2017 - 01:41 h

El consumo de alcohol adulterado se dispara un 65% en Rusia por la crisis

Detrás del envenenamiento masivo en Irkutsk, en el que murieron 72 personas, se esconde un drama aún mayor: el riesgo latente de más víctimas en estas fechas.

Los problemas económicos que el país atraviesa debido a los bajos precios del petróleo y las sanciones occidentales han provocado una crisis sanitaria sin precedentes.

La crisis dispara la fabricación de vodka adulterado en Rusia.

Una encuesta de 2014 encontró que el ruso promedio bebía 20 litros de vodka al año, comparado con un promedio de tres litros de bebidas alcohólicas en el Reino Unido. Pero el aumento de los precios en épocas recientes tuvo una consecuencia no deseada: la producción de alcohol falsificado se disparó hasta en un 65 por ciento en Rusia en los últimos dos años, según datos obtenidos en base a las denuncias recibidas por organizaciones de defensa de los consumidores de ese país.

Te puede interesar: Aumentan a 90 los muertos por consumir alcohol adulterado en Bombay

El último gran escándalo ha sido el envenenamiento masivo en Irkutsk. Un total de 72 personas murieron recientemente en esta ciudad siberiana tras ingerir una loción para después del baño a base de alcohol metílico y flores de majuelo. Otras 46 han resultado gravemente heridas.  

Te puede interesar: Mueren 17 obreros en India tras beber alcohol adulterado

Detrás de esta tragedia se esconde una realidad inocultable: los problemas económicos que Rusia atraviesa debido a los bajos precios del petróleo y las sanciones occidentales han provocado una crisis sanitaria por consumo de sustitutos del alcohol.

Muchísimas personas que hoy no tienen dinero para comprar un producto normal en las tiendas, buscan algo más barato: el alcohol sustituto, que puede conducirles a la muerte, como ha ocurrido en Irkutsk.

Ante la tendencia por demás alarmante, el presidente Vladimir Putin ha ordenado al Gobierno regular más estrictamente la fabricación y venta de productos que contienen alcohol y crear un sistema nacional de etiquetado obligatorio.

Los productores y minoristas necesitarán desde ahora una licencia para trabajar con productos que contengan más del 25 por ciento de etanol, incluyendo cosméticos, perfumes, productos químicos domésticos y productos de higiene personal.

Putin ha decidido también atacar otra cuestión, inevitablemente emparentada al asunto: prepara una batería de normas más severas para el comercio minorista de medicamentos que contienen alcohol, así como un aumento de las sanciones penales por infringir la ley al hacer o vender productos a base de alcohol.

Vladimir Zhirinovsky, miembro del Parlamento, acaba de sugerir bajar los precios del vodka para que la gente lo pueda comprar y no se vea obligada a beber falsificaciones.

Mientras tanto, tras el suceso de Irkutsk, el Gobierno ha recrudecido los controles. Las autoridades rusas han incautado más de 30 toneladas de líquidos falsificados de las tiendas en las últimas dos semanas y prometen ir por más.

Los rusos con menores ingresos no pueden permitirse comprar vodka legal y vuelven a consumir masivamente preparados que incluyen alcohol, como colonias y lociones. Esto incrementa el número de intoxicaciones mortales, especialmente en las vacaciones navideñas, cuando se dispara el consumo de alcohol.

Cabe recordar que a comienzos del pasado año, Rusia bajó el precio mínimo del vodka. Una botella de medio litro pasó de los 220 a los 185 rublos, poco más de dos euros al cambio actual. Si bien esta bebida es hoy un poco más barata después de que el Gobierno rebajara el precio mínimo regulado, cada vez son más quienes no pueden acceder a ella.Tragedia en Pakistán por alcohol adulterado

Por otra parte, este miércoles se ha conocido que al menos 34 personas murieron el fin de semana pasado en el centro de Pakistán tras ingerir bebidas realizada con alcohol extraído de loción de after shave.

La Policía paquistaní identificó a cuatro sospechosos de haber realizado esta operación fraudulenta, quienes también habían consumido la bebida. Un anterior balance de víctimas contabilizaba 24 fallecidos, en su mayoría cristianos que celebraban la Nochebuena.

El suceso ocurrió el sábado en un barrio cristiano de Toba Tek Singh, a unos 300 kilómetros al sur de Islamabad, cuando decenas de personas bebieron un licor tóxico de fabricación casera.

"El balance pasó a 34 muertos porque otras 10 personas envenenadas por el líquido tóxico fallecieron durante la noche", ha manifestado a AFP el doctor Asif Mehmood Saleemi, gerente del hospital público de Toba Tek Singh.

Cerca de 105 personas intoxicadas por la misma sustancia han acudido al hospital, algunas de las cuales han sido enviadas hacia otros centros de la región, explicó.

En Pakistán, la venta de alcohol está prohibida para la mayoría musulmana, pero los cristianos y los extranjeros no musulmanes pueden adquirir un carnet que les permite comprarlo a precios muy elevados.

Por ello, muchas personas destilan bebidas alcohólicas en casa, lo que hace que se produzcan accidentes frecuentes.

"Cuatro personas han sido identificadas como sospechosas de preparar y distribuir el licor", declaró el inspector de policía Atif Imran, subrayando que ellos mismos habían consumido el brebaje.

"Una de ellas murió a causa del licor, otras dos se encuentran en estado crítico y la cuarta fue detenida", destacó.

El sospechoso arrestado por la policía admitió haber preparado el licor fraudulento a partir de 20 litros de loción after shave y otros productos químicos.

Once cristianos paquistaníes murieron en octubre tras haber consumido alcohol adulterado, y al menos 23 personas habían fallecido por el mismo motivo en marzo, en el sur del país.

Ahora en portada

Comentarios