Jueves, 23.05.2019 - 09:54 h
A la espera de encontrar fecha

Ya es oficial: la final de Libertadores entre River y Boca no se jugará por ahora

La vuelta de la final se suspendió este sábado después de que el autobús de Boca fuese apedreado y atacado con gases lacrimógenos.

Aficionados de River Plate en las tribunas del estadio Monumental hoy, domingo 25 de noviembre de 2018, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Raúl Martínez
Aficionados de River en las tribunas del estadio Monumental hoy, domingo 25 de noviembre de 2018, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Raúl Martínez

Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) confirmó que la segunda vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se pospone sin fecha ya que "no están garantizadas las condiciones de igualdad entre ambos equipos".

"No están dadas las condiciones y como estamos por el bien del fútbol vamos a convocar a los dos clubes a Asunción para buscar una nueva fecha", completó la máxima autoridad que habló de una resolución del Consejo de Conmebol.

"Queremos que los jugadores cuando entren sea sin ninguna excusa. El Consejo de la Conmebol no garantiza el espectáculo y por ese motivo vamos a posponer el partido", amplió el máximo dirigente de Conmebol en declaraciones a la cadena televisiva Fox Sports.

"No es culpa de la Conmebol sino de los inadaptados. Tenemos reportes médicos que no garantizan que haya igualdad deportiva. La decisión ya está tomada", añadió el dirigente paraguayo, que cambió su posición del mediodía luego de la petición realizada por Boca Juniors.

"No hay tiempo que perder, no quiero que la gente se movilice. La violencia no es algo que tengamos que dejar de lado, tenemos que hacer autocrítica", finalizó el dirigente que hizo el anuncio apenas 45 minutos después que se abrieran las puertas del estadio Monumental.

La segunda final había sido pospuesta ayer luego de una agresión al autobús que trasladaba a la delegación de Boca Juniors desde el hotel hasta el estadio del club 'millonario'.

En el primer duelo de esta serie final, Boca Juniors y River Plate habían empatado 2-2 en el estadio 'La Bombonera'. El ganador de esta Copa Libertadores además se clasificará para el próximo Mundial de Clubes.

Boca pidió descalificar a River

Boca Juniors había pedido antes este domingo a Conmebol que no se disputara tampoco este domingo la vuelta en el Monumental de Buenos Aires de la final de la Copa Libertadores y que descalificara a River Plate por los incidentes que se produjeron el sábado.

"El Club Atlético Boca Juniors realizó este domingo una presentación formal ante la Conmebol para solicitar que la final de la Copa Libertadores se pueda disputar en condiciones de igualdad, tal como acordaron los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River, en el acta que firmaron el sábado en el Monumental", indicó el conjunto 'xeneize' en un comunicado.

Sin embargo, Boca recordó que cuando solicitó el aplazamiento el sábado "estableció como prioridad que el mismo pueda ser disputado en igualdad de condiciones", pero advirtió que estas no se dan tras lo acaecido a la llegada de su autobús.

"Tras los hechos de violencia sufridos en las inmediaciones del estadio, de haber constatado la magnitud y gravedad de los mismos y las consecuencias que han generado en el plantel, Boca considera que esas condiciones no están dadas y solicita la suspensión del partido, así como la aplicación de las sanciones correspondientes previstas en el Artículo 18, para que la Conmebol actúe en consecuencia", añadió, pidiendo la descalificación de River Plate.

La vuelta de la final de la Copa Libertadores se suspendió este sábado después de que el autobús de Boca Juniors fuese apedreado y atacado con gases lacrimógenos, además de diferentes altercados e incidentes en las afueras del estadio Monumental.

El capitán 'xeneize', Pablo Pérez, tuvo que ser trasladado a un centro sanitario para ser atendido en su ojo izquierdo producto de la rotura de los cristales, Carlos Tévez tuvo que recibió cuidados médicos en el mismo estadio, y otros jugadores que sufrieron vómitos.

La Conmebol, organizadora de la competición, retrasó en dos ocasiones el partido de vuelta de la final, programado para las 21.00, hora peninsular española, pero finalmente decidió aplazar el choque a este domingo a las 21.00 horas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios