Sábado, 21.09.2019 - 12:01 h
En plena negociación con la UE

El futuro de tres millones de europeos, en el aire por el Brexit duro de Boris Johnson

Críticas tras la amenaza del primer ministro de acabar con el Tratado de Schengen si no se logra un acuerdo con Bruselas antes del 31 de octubre.

Boris Johnson, entre manifestantes proBrexit
Boris Johnson, entre manifestantes proBrexit. / EFE

El futuro de los tres millones de europeos que residen actualmente en Reino Unido pende de un hilo después de que el Gobierno británico advirtiese este lunes de que la actual normativa que permite a los ciudadanos comunitarios vivir y trabajar libremente en el Reino Unido "terminará" en el caso de que la salida de este país de la Unión Europea se ejecute sin acuerdo el próximo 31 de octubre. Una amenaza de acabar con el espacio Schengen en Reino Unido que se enmarca dentro de las tensas negociaciones con Bruselas para alcanzar una retirada negociada del bloque comunitario.

Por si fuera poco, una portavoz del Ejecutivo de Boris Johnson aclaraba poco después del anuncio que, si se llega a una situación de un Brexit sin acuerdo, se introducirán nuevas leyes "más duras" para aplicar a aquellas personas que vengan al Reino Unido. De hecho, uno de los objetivos del Gobierno es implementar un sistema de puntos de ciudadanía similar al empleado por Australia para controlar la inmigración y que, entre otras cosas, discrimina por edad (los mayores de 45 años tienen 0 puntos) o por nivel de estudios.

Actualmente, el principio de libre circulación explicitado en el Tratado de Schengen posibilita a los ciudadanos de la UE residir y trabajar en cualquier otro país del bloque comunitario. Y precisamente Reino Unido es uno de los principales destinos de numerosos europeos que han escogido cambiar de residencia desde que la libre circulación en la UE está en vigor. De hecho, el país acoge actualmente a aproximadamente 3,2 millones de ciudadanos de otros países comunitarios.

Preguntado sobre la eliminación del Tratado de Schengen, Boris Johnson aseguraba este lunes que, bajo su Gobierno, Reino Unido no será "en absoluto hostil a la inmigración", la cual estará "democráticamente controlada". Cabe recordar que, en virtud del acuerdo de retirada negociado con Bruselas por la exprimera ministra británica Theresa May, la libre circulación se habría mantenido durante un período de transición de dos años tras el Brexit.

No obstante, ese acuerdo no logró la aprobación del Parlamento y, a menos que ahora se llegue a otro nuevo pacto, este país se desligará de la UE de manera abrupta el 31 de octubre. En el caso de un Brexit duro, los ciudadanos comunitarios tendrán derecho a una residencia permanente en este país si llevan viviendo aquí desde hace más de cinco años.

El movimiento '3 million' quiere asegurar Schengen

Algo que no es suficiente para el movimiento ciudadanos '3 million', que pretende preservar los derechos de libre circulación de los ciudadanos europeos tras el Brexit. De hecho, la organización ha dado la voz de alarma tras conocerse que el ministro del Interior, Priti Patel, tiene la intención de imponer nuevas restricciones fronterizas durante la noche del 31 de octubre si Reino Unido abandona la UE sin un acuerdo, a pesar de que un documento interno Gobierno ya ha advertido que hacerlo podría presentar desatar el pánico y el caos entre la población, tal y como señala 'The Guardian'.

En el documento también se detalla un plan alternativo para mantener la libre circulación hasta enero de 2021 y para permitir que los inmigrantes de la UE que hayan llegado a Reino Unido, mientras tanto, soliciten la ciudadanía bajo las leyes existentes. Sin embargo, 'The Times' citaba poco después a fuentes del Ministerio del Interior, las cuales explicaban que el documento no refleja el pensamiento del Gobierno y que la libre circulación para los ciudadanos de los países de la UE terminaría "el 31 de octubre si nos vamos sin un acuerdo".

De ahí que las preocupaciones del movimiento '3 million' se tornen muy reales. De hecho, denuncian que el plan podría abrir el camino a una discriminación masiva. Por eso, demandan que todos los ciudadanos de la UE reciban automáticamente el estatus de asentados y acusan a Boris Johnson de socavar su promesa de garantizar los derechos y protecciones de los ciudadanos de la UE. Sea como fuere, la UE hasta ahora ha rechazado cualquier modificación del texto acordado hace casi un año con Theresa May, incluyendo la polémica cláusula de salvaguarda irlandesa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios