Domingo, 16.12.2018 - 00:44 h

Una hipotética campaña entre Trump y Hillary sería muy agresiva

El enfrentamiento Trump-Hillary puede ser una bendición para Hillary o ser su perdición ante la tendencia del magnate de superar las expectativas y por usar siempre un lenguaje de despectivo.

La infidelidad de su marido, los correos que envío cuando era secretaria de Estado y su gestión del asalto a la embajada de Bengasi serán los dardos del magnate.

Una hipotética campaña entre Trump y Hillary sería muy agresiva

Tras la reciente victoria de Donald Trump en Indiana, todo parece indicar que el repúblicano y la demócrata Hillary Clinton se disputarán, finalmente, la presidencia de Estados Unidos en los comicios de noviembre. Ello podría ser una bendición para Clinton... o su perdición, ante la tendencia del magnate a superar las expectativas y salir indemne de toda polémica.En un año electoral tradicional, sería de esperar que la experiencia y el carácter de una exsecretaria de Estado, exsenadora y exprimera dama inclinaran la balanza a su favor, frente a un controversial multimillonario sin experiencia política. Sin embargo, el siempre imprevisible, agresivo y maleducado Donald Trump convertirá a la campaña en un espéctaculo. Una reciente encuesta de CNN mostró que Clinton vencería a Trump 52% contra 44% en las elecciones, un resultado similar al de otros sondeos.Trump ha hecho temblar a las bases republicanas con sus dichos políticamente incorrectos, pero también ha puesto a la dirigencia del partido en una posición incómoda con su verbo hostil: ha llamado violadores a los mexicanos, ha pedido prohibir la entrada a los musulmanes a Estados Unidos y se ha burlado de las mujeres y los discapacitados.Muchos expertos asumían que los insultos, exageraciones y burlas harían daño a Trump de cara a las presidenciales, pero el grandilocuente hombre de negocios parece hasta ahora inmune.Eso podría ser un problema para Clinton, considerada una candidata de las élites demócratas, que no obtiene altas puntuaciones entre los votantes en materia de credibilidad y honestidad.Clinton ya comenzó a dirigir sus municiones hacia su probable contrincante en las elecciones de noviembre. El martes en Minnesota criticó a los republicanos que "realizan sus campañas en base a insultos". "No creo que eso sea apropiado en una carrera presidencial", aseguró.Durante el acto de presentación de la “Guía Práctica de las Elecciones de Estados Unidos 2016”, organizado The Hispanic Council y la Embajada Estados Unidos, el Embajador Javier Rupérez se detuvo en la figura del candidato republicano Donald Trump, del que dijo que, de alzarse con la nominación, podría acabar con su propio partido.“Trump no es de derechas ni de izquierdas, sino de sí mismo. Esto es el fin de la política”, apostilló Rupérez en la sede Deusto Business School en Madrid. A juicio del Embajador, en la actualidad tenemos dos caballos muy bien posicionados: Hillary Clinton y Donald Trump. A propósito de la ex secretaria de Estado y candidata demócrata Hillary Clinton, Rupérez ensalzó su experiencia, aunque no dudó en reconocer que su dilatada trayectoria política puede hacerle sumar y restar puntos “a partes iguales”.Los expertos coiniciden en que será una campaña “sucia” en la que se producirá “espectáculo gratuito” porque “Trump no tiene vergüenza” y sacará todos los trapos sucios de la precandidata: los correos, el affair de su marido o Bengasi son algunos de los temas que usará el magnate.Los correos de HillaryCuando era secretaria de Estado usó una dirección privada, en vez de la oficial para enviar correos e información confindencial. Son decenas de miles de emails que se han perdido y que el Congreso y el FBI investigan.Para los detractores de Hillary Clinton, se trata de un escándalo de primer orden, que sitúa a la exprimera dama, exsenadora y exsecretaria de Estado al nivel de Richard Nixon, el presidente que en 1974 dimitió por el Watergate.La infidelidad de su maridoEl matrimonio Clinton es un matrimonio bajo sospecha permanente. Por un lado está la infedilidad de su marido y por otro lado el matrimonio han ganado en los últimos ocho años casi 141 millones de dólares (unos 128 millones de euros), según reveló la precandidata.El caso BengasiOtro de los temas que utilizaría Trump para atacar a Hillary su gestión los trágicos acontecimientos de Bengasi en 2012, cuando murieron el embajador, Christopher Stevens, y otros tres empleados de la legación norteamericana en Libia. Durante su comparecencia ante el Congreso en el mes de octubre laa exsecretaria de Estado asume sus errores de seguridad, pero rechaza la acusación de reaccionar tarde al ataque al consulado de la ciudad libia.Consciente de las dificultades a las que se enfrenta Clinton, el diario The New York Times aseguró que el equipo de Clinton ya comenzó a dibujar una estrategia para mostrar a Trump como un hombre de negocios desalmado, misógino y fanfarrón que no es apto para ser presidente.David Axelrod, el arquitecto del triunfo histórico de Barack Obama en 2008, sugirió a los demócratas que ataquen a Trump por el lado de su desempeño como empresario y su oportunismo, sin confrontarlo directamente por sus propuestas, en vista del descontento de las bases de los partidos. Probablemente, esta será la campaña más dura para Hillary.

Ahora en Portada 

Comentarios