Miércoles, 26.06.2019 - 22:51 h
Se casan este sábado en Windsor

El horario oficial de la boda del año: los pasos de Harry y Meghan al minuto

Este sábado Londres aparecerá totalmente engalanado para la boda más esperada de los últimos años, cuyo desarrollo ya está marcado

Príncipe Enrique con la actriz Meghan Markle
Príncipe Enrique con la actriz Meghan Markle / EFE

Este es el 19 de mayo más esperado en Londres de los últimos años. La capital británica acoge hoy el matrimonio más mediático desde que el príncipe Guillermo y Kate Middleton se dieran el sí quiero en 2011. De hecho, puede que esta boda les supere, ya que tiene lazos con Hollywood, pues se trata del enlace entre el príncipe Harry -el 'enfant terrible' de la realeza europea- y la actriz estadounidense Meghan Markle

Un enlace que dejará un impacto económico en Reino Unido de 500 millones de euros, según se ha estimado, y que tendrá un coste de más de 30 millones, sobre todo en concepto de seguridad. Porque se espera que el pueblo se eche a las calles para ver de cerca a los recién casados, de hecho, se espera que lo hagan unas 100.000 personas, de ahí la necesidad de reforzar la seguridad en una ciudad que se ha visto duramente golpeada por el terrorismo en los últimos años. Si bien Londres amanecerá engalanada para la ocasión, como una boda de este calibre merece. 

Por ello, ante tanta expectación, la Casa Real no ha dejado detalle suelto y ya tiene planeada al milímetro la celebración. Cada paso que darán los miembros de la Familia Real británico ya están marcado en un completo horario que, a buen seguro, se cumplirá con puntualidad británica.

Hora y lugar de cada acto

Tal y como ha dado a conocer el Palacio de Buckingham, la jornada comenzará a las 9.30 de la mañana hora británica, lo que supone que en España será una hora más tarde (las 10.30 horas). A esa hora y hasta las 11, los invitados irán llegando a la capilla de San Jorge, donde se celebrará la ceremonia religiosa. Cada invitado tiene asignado ya su lugar entre la bancada, de modo que no habrá lugar a equívocos o aglomeraciones. Será a las 11.20 horas cuando comiencen a llegar los primeros miembros de la Familia Real -los primos y tíos del novio-.

Será a las 11.45 cuando el príncipe Harry haga su aparición en la capilla junto a su padrino, el Duque de Cambrigde, su hermano Guillermo. Ambos hermanos recorrerán el paseillo que les separa de la entrada a la iglesia, donde se congregarán numerosos espectadores. Y diez minutos más tarde llegará la única que puede hacerle algo de sombra a la novia en esta jornada, la Reina de Inglaterra, Isabell II, quien por protocolo debe ser la última en llegar antes de la novia.

A las 11 y 59 minutos está estipulada la llegada de la gran protagonista del día, Meghan Markle. La novia estará rodeada de toda su corte de pajes y damas de honor y estará acompañada de su nuevo padrino, el príncipe Carlos, quien ocupará el lugar de Thomas Markle, al que el infarto que sufrió hace unos días le ha impedido asistir. Si bien en el trayecto a la iglesia la actriz sí estará acompañada por su madre, Doria Ragland, el único miembro de su familia que acudirá al enlace. 

A las 12 del mediodía comenzará la ceremonia, que estará oficiada a tres bandas. En primer lugar, por el arzobispo de Canterbury, junto al decano de Windsor. Si bien Meghan ha querido tener un guiño con sus orígenes y también estará el reverendo afroamericano Michael Bruce Curry, de la Iglesia Episcopal nortemericana. Un gesto que demuestra lo implicada que está la novia con la cuestión racial. 

Ya para las 13.05 se espera que los novios salgan de la iglesia ya convertidos en marido y mujer y recorran en carruaje las calles de Windsor durante 25 minutos para saludar a los cientos de miles de ciudadanos que se congregarán para verles. Para las 15.30, los invitados abandonarán St George's Hall, donde la Reina les agasajará con un tentempié, y Harry y Meghan se unirán a la fiesta en su honor. 

Por último, a las 19.00 horas un nuevo evento, esta vez en Frogmore House, para una cena ofrecida por el príncipe de Gales en honor a su hijo. Una jornada frenética en la que veremos a la realeza británica en uno de sus días grandes. Aunque cabe resaltar que en esta ocasión la boda tiene un perfil más bajo, ya que no es de un heredero al trono, de ahí que los principales miembros de las casas reales europeas no estén invitados, como es el caso de los Reyes de España.

Polémica por los invitados del pueblo

Además de los invitados personales de Harry y Meghan y los que acudirán por cuestiones de protocolo, la Casa Real británica ha querido tener un gesto con el pueblo invitando al enlace a 1.200 ciudadanos anónimos. Si bien esa invitación sería, según ha publicado Market Watch, envenenada, pues si no quieren pasar hambre, deberán llevar su propia comida al enlace

La Casa Real no ofrecerá bebidas ni comidas durante la recepción a estos invitados, pues según se apunta trata así de contener el gasto de una celebración por todo lo alto. Aunque hubiera sido todo un detalle darles al menos una bebida a estos 1.200 británicos que acudirán con toda su ilusión a compartir el día con ellos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios