Domingo, 22.09.2019 - 00:17 h
¿Camino a un Brexit 'duro'?

Isabel II cede ante Boris Johnson y suspenderá el Parlamento británico

La monarca aprueba el cierre de la Cámara de los Comunes desde principios de septiembre hasta el 14 de octubre, antes de la fecha límite.

Boris Johnson es investido por Isabel II
Boris Johnson es investido por Isabel II / Europa Press

La Reina Isabel II ha anunciado este miércoles que aprueba la suspensión del Parlamento británico desde principios de septiembre hasta el 14 de octubre, justo antes de que venza la fecha límite para hacer efectivo el Brexit, el próximo 31 de octubre. La monarca cede así ante la demanda de Boris Johnson, que este mismo miércoles le había pedido formalmente el cierre de la cámara para poder asegurarse de que los 'comunes' no interferirán en el proceso de desconexión de la UE.

Aunque se especulaba con la posibilidad de que la Reina se opusiese a la suspensión del Parlamento, Isabel II ha decidido mantener la histórica neutralidad de la Casa Real británica en el proceso de desconexión de la UE. "Es este día ordenado por Su Majestad en el Consejo que el Parlamento se prorrogue [se suspenda] en un día no anterior al lunes 9 de septiembre y no más tarde del jueves 12 de septiembre de 2019 y hasta al lunes 14 de octubre de 2019", se puede leer en un escueto comunicado de la corona británica.

Horas antes, ,en una carta enviada a los diputados para explicar sus planes, Boris Johnson corroboraba además que el 14 de octubre se publicará el programa legislativo para la próxima legislatura, denominado "discurso de la Reina". Estos planes, según argumentaba, obedecen a que su Gobierno quiere "sacar adelante una ambiciosa y valiente agenda legislativa" sobre la que los parlamentarios podrán votar en octubre y en la que lograr un posible acuerdo para el Brexit con la Unión Europea será uno de los "temas centrales".

¿Cómo se suspende el Parlamento?

La 'jugada' de Boris Johnson pasa por un tecnicismo en el reglamento de la Cámara de los Comunes, que establece que la cámara puede ser suspendida (en inglés, el término que define esta acción es "prorogation") para establecer el final de una sesión. Según la web del Parlamento británico, la Reina pronuncia un discurso a modo de cierre, con lo que se suspenden todos los asuntos que se estén tratando en ese momento y el poder legislativo queda sin cámara con la que articularse.

Para poder suspender las sesiones parlamentarias, el primer ministro tiene que pedirle a la reina Isabel II, jefa del Estado británico, el permiso para hacerlo, como ha sucedido este miércoles. En este sentido, aunque la monarca teóricamente se encuentra en medio de una controversia constitucional sin precedentes en la historia moderna de Reino Unido, apenas ha tardado unas horas en aprobar la petición de Boris Johnson. Sin embargo, John Bercow, Mr. Speaker del Parlamento británico ya ha advertido de que una suspensión de la cámara "es un Golpe constitucional".

En cualquier caso, la posibilidad que maneja Johnson es utilizar ese vacío momentáneo de poder para que los 'comunes' no puedan votar sobre la cuestión del Brexit y éste termine llevándose a término el próximo 31 de octubre sin oposición parlamentaria alguna. La suspensión es distinta de la disolución de la Cámara de los Comunes, que solo se lleva a cabo cuando se van a celebrar nuevas elecciones, lo que deja a Reino Unido sin Parlamento durante 25 días, según el reglamento introducido en 2011.

Casi sin opciones de evitar un Brexit 'duro'

Boris Johnson ha programado una suspensión parlamentaria de cinco semanas, la más larga desde 1945, lo que ha incrementado la preocupación entre la oposición por una jugada que pretende evitar el escrutinio de la Cámara de los Comunes. El jefe de Gobierno, que asumió el cargo a finales de julio, ha asegurado que está dispuesto a romper los lazos con Bruselas en la fecha límite del 31 de octubre aunque no haya logrado negociar para entonces una salida pactada.

El Parlamento británico reabrirá sus puertas tres días antes de la reunión del Consejo Europeo del 17 de octubre, cuando Johnson confía en que puede formalizar un nuevo acuerdo con los países restantes del bloque comunitario. Entre ese momento y el 31 de octubre, la Cámara de los Comunes tendría todavía tiempo para debatir y votar un eventual nuevo pacto.

La nueva agenda parlamentaria añade presión a la oposición laborista para poner sobre la mesa una moción de censura contra Johnson, o bien para presentar iniciativas para bloquear la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, durante la primera semana de septiembre, cuando el Parlamento estará activo. Corbyn ha enviado este mismo miércoles una carta a Isabel II para expresarle su preocupación por los planes de Johnson y le ha pedido una audiencia privada para abordar el asunto, algo que también ha hecho la líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios