La afluencia a los comicios regionales de Italia cae hasta el 65%

  • Los comicios regionales, provinciales y municipales que se han celebrado en Italia desde el domingo y hasta hoy contaron con una participación del 65% del electorado, un dato de afluencia que refleja una caída de siete puntos con respecto a las cifras de las elecciones de 2005.
EFE

La participación del 65% de los electores italianos en las elecciones regionales, provinciales y municipales supone una caída de siete puntos respecto a las elección de 2005. El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, ha dado los datos definitivos de participación de los que se encarga su gabinete, es decir, de nueve de las trece regiones en liza, a excepción de Toscana, Las Marcas, Apulia y Calabria.

Según Maroni, la elevada abstención de los italianos de cara a las elecciones regionales fue menor si se comparan los datos de los comicios por los gobiernos de las cuatro provincias y los 462 ayuntamientos que se sometían a la decisión de las urnas. Esta elevada abstención puede beneficiar al centro-izquierda y convertirse en un castigo a las políticas del centro-derecha y del primer ministro, Silvio Berlusconi, quien en los últimos días ha animado al electorado a acercarse a las urnas, con el temor latente de que los reciente comicios locales de Francia pudieran repetirse en Italia.

Las trece regiones en liza han mostrado una diferencia de varios puntos en la participación con respecto a los últimos comicios, lo que hizo más difícil pronosticar resultados con las encuestas a pie de urna. De hecho, el bajo nivel de participación hizo que la cadena de televisión de información por satélite 'Sky Tg24' decidiera no emitir el sondeo a pie de urna que había elaborado.

Maroni indicó que el mayor retroceso en la participación se dio en el Lacio (centro), con 10 puntos menos que en 2005, mientras que las menos abstencionistas fueron Campania y Basilicata (ambas en el sur), con un descenso del 4%.

El Lacio, en el que concurren Emma Bonino por el centro-izquierda y Renata Polverini por el centro-derecha, es una de las regiones que más interés ha despertado, después del escándalo sexual que llevó a dimitir en 2009 al antiguo gobernador, Piero Marrazzo, y tras la exclusión de la lista del Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi por la provincia de Roma por haber llegado fuera de plazo.

En Emilia-Romaña (centro), que en principio se daba como la región menos abstencionista, la participación fue del 68,07% (76,63% en 2005), mientras que en Las Marcas (también centro) la participación fue del 62,80 por ciento, frente al 71,48 por ciento de la anterior cita electoral. Según los datos de la proyección de voto facilitada por la televisión pública RAI, que no ofrecen cambios en los signos políticos de las regiones, el Gobierno de la rica y próspera Lombardía (norte) seguiría en manos del centro-derecha, con Roberto Formigoni como ganador con el 55,4% de los votos.

Esos mismos datos dan como vencedor al candidato del centro-izquierda Enrico Rossi en la Toscana (centro), con un 59% de los votos, mientras que el Gobierno de Umbría (también centro) estaría dirigido por Catiuscia Marini, del mismo signo político. En Emilia-Romaña, Vasco Errani, con el 52,8 por ciento de los votos, mantendría la región al centro-izquierda, mientras que, siempre según las primeras proyecciones de voto de la RAI, el ministro de Agricultura, Luca Zaia, ganaría con un 62 por ciento en el Véneto, con lo que conservaría la región para el centro-derecha.

Unos 41 millones de italianos estaban llamados a las urnas para decidir el futuro de trece regiones: once llegaban en manos del centro-izquierda (Piamonte, Liguria, Emilia-Romaña, Toscana, Umbría, Las Marcas, Lacio, Campania, Apulia, Basilicata y Calabria) y dos en las del centro-derecha (Lombardía y Véneto).

Mostrar comentarios