Miércoles, 20.02.2019 - 19:42 h
Temor a un triunfo del no

La dirección del SPD planta cara a sus jóvenes rebeldes y hace gira pro-Merkel

Los últimos sondeos sitúan al SPD en el 16% en intención de voto, con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en el 15%.

Martin Schulz, líder del SPD
Martin Schulz, líder del SPD / EFE

La dirección del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) inició hoy en Hamburgo una gira por el país para presentar el acuerdo de gran coalición firmado con el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel, y convencer a los militantes de que voten a favor del mismo. El acto supone toda una respuesta en una batalla en la que los jóvenes del partido se han sublevado contra los jefes del partido.

El temor a un rechazo por parte de los militantes al acuerdo tiene en vilo a un partido en el que los navajazos políticos (Shulz tuvo que renegar de ser ministro de Exteriores y a la presidencia del SPD) no cesan. Las encuestas tampoco ayudan. Según uno de los últimos sondeos, difundido ayer viernes por la primera cadena de la televisión pública alemana ARD, los socialdemócratas se sitúan en el 16% en intención de voto, con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) pisándole los talones con el 15%.

En el acto en la ciudad portuaria participaron la principal candidata a presidir el SPD tras la dimisión de Martin Schulz, Andrea Nahles, el secretario general, Lars Klingbeil, y el alcalde-gobernador de Hamburgo, Olaf Scholz, previsible ministro de Finanzas si cuaja la gran coalición.

Su objetivo es vencer las resistencias de muchos de los más de 460.000 afilados a volver a gobernar con Merkel, después de que en las elecciones de septiembre el partido obtuviera el peor resultado de su historia, el 20,5 % de los votos.

"Estoy convencido de que los militantes aprobarán el acuerdo de coalición, porque lleva una firma claramente socialdemócrata y nadie puede querer en serio nuevas elecciones", manifestó hoy Klingbeil en una entrevista con los medios del grupo Funke.

Tras la reunión en Hamburgo, a puerta cerrada, Nahles se mostró "optimista" por la buena acogida en la primera cita de una gira que les llevará por toda la geografía del país en los próximos días.

Los militantes podrán votar por correo a partir del martes y serán válidas todas las papeletas que lleguen a la central del partido en Berlín hasta el 2 de marzo, con el objetivo de que el domingo 4 se haga público el resultado del escrutinio.

La dirección del partido ha preparado diferentes materiales para destacar las propuestas que lograron introducir en el pacto de gobierno, reconociendo que "ninguna de las partes pudo imponer sus ideas 100 %" y defendiendo el "compromiso" como esencia de la democracia, según se destaca en un folleto que resume el pacto.

Martin Schulz, del no al sí y el calvario que no cesa

El camino hasta llegar a él fue complicado, ya que Martin Schulz había rechazado de forma tajante tras las elecciones una nueva alianza con Merkel y ni los sectores más a la izquierda del partido ni las juventudes (los Jusos) entendieron que cambiara de opinión.

Las críticas crecieron cuando, tras cerrarse el acuerdo, se hizo público que Schulz se haría cargo de la cartera de Asuntos Exteriores y finalmente se vio obligado a abandonar tanto la presidencia del SPD como su aspiración de ser ministro. "Espero de verdad que el partido apruebe el acuerdo de coalición. Eso me mostrará también que estaba en el camino correcto al luchar por sus contenidos", ha manifestado al diario "Bild" Schulz, cuya carrera en la política nacional alemana duró poco más de un año.

Tras una exitosa trayectoria en el Parlamento Europeo, llegó a Berlín como la esperanza del SPD para luchar contra Merkel en las elecciones y fue encumbrado a la presidencia del partido, que en abril elegirá a su sucesor en un congreso extraordinario mientras se hunde en las encuestas.

La división abierta en las filas del partido tras las elecciones se mantiene y, mientras la dirección pelea por el "sí" en la consulta interna, el líder de los Jusos, Kevin Kühnert, realiza una gira paralela para pedir el "no".
En la pasada legislatura organizaron una referéndum similar para avalar su gran coalición con Merkel y el 75% de las bases apoyó entonces el acuerdo, también con las juventudes en contra.

Ahora en Portada 

Comentarios