Martes, 21.11.2017 - 11:24 h
Todo fueron excusas

La entrevista de Évole demuestra que Maduro ya se cree sus propias mentiras

Todos los gobernantes tienen que buscar excusas a las cosas que les salen mal, pero en el caso de Maduro es que les han salido muy mal.

Nicolás Maduro charla con Jordi Évole
Nicolás Maduro charla con Jordi Évole

La entrevista que le hizo Jordi al presidente de Venezuela seguro que no gustó a los enemigos de Maduro porque echaron en falta muchas preguntas ‘venenosas’, como las había calificado el mismo presidente.

Pero aunque hubieran sido hechas, daba igual a juzgar por las respuestas que salían de boca de Maduro. Todo eran excusas. Y cuando Jordi Evolé le preguntó si por lo menos se sentía responsable de la grave situación económica de Venezuela, el presidente admitió que sí, que se sentía responsable por no haber combatido a los bachaqueros (especuladores) que adquieren productos a precios populares, los acaparan, y los revenden causando escasez y deteriorando la economía.

La pregunta que faltó ahí fue: ¿Y no cree que esos especuladores existen porque ha fracasado la política de precios controlados? ¿Y no cree que hay escasez de productos porque usted nacionalizó sectores enteros? ¿No cree que fueron las personas sin experiencia que usted puso en esas empresas nacionalizadas los culpables de que hayan cerrado?

Todos los gobernantes tienen que buscar excusas a las cosas que les salen mal, pero en el caso de Maduro es que les han salido muy mal.
Maduro echó la culpa de la crisis económica a la caída de los precios del petróleo, pero los precios se hundieron hace cuatro años, y la escasez de productos empezó mucho antes, en tiempos de Chávez.

Un puede echar de menos muchas preguntas de Evole al presidente de Venezuela, pero el periodista tuvo una buena ocurrencia al mostrarle a Maduro (en un iPad) un encuentro de varios militantes chavistas desilusionados con el chavismo y especialmente con Maduro. Uno de ellos ni siquiera tenía medicinas para curar una grave dolencia. Pero al ver esa entrevista, Maduro contestó que la falta de medicinas se debe a la guerra económica de los especuladores que se llevan esos productos a Colombia.

Es la prueba de que Maduro se ha creado una narrativa propia llena de excusas y mentiras pues lo llamó ‘extracción de medicamentos’. Otra prueba del doble lenguaje llegó cuando Evole le preguntó por qué todos los años, el presidente y su régimen conmemora el golpe de estado de Chávez en 1992.

Maduro dudó, se rascó el bigote, sonrió y dijo que los golpes de estado en Latinoamérica siempre se habían organizado por los poderes económicos, pero el de Chávez no fue un golpe sino una ‘insurrección militar’. Los mismos rodeos lingüísticos hizo Maduro cuando calificó el hambre del pueblo de ‘vulnerabilidad económica’, y cuando bautizó la falta de medicinas de ‘extracción de medicamentos’.

En resumen, es la forma que tienen los políticos de disfrazar sus errores con mentiras. Lo terrible en este caso es que estamos hablando de un país que en sus 200 años de historia independiente está atravesando por la peor crisis económica, social y política debido a las políticas del chavismo. Pero para Maduro, la revolución necesita tiempo para adaptarse.¿Y no les bastan 18 años de revolución para arreglarlo?, le preguntó Evole.

La respuesta es: no. Por eso se han convertido en una dictadura, pues así nadie puede juzgarles por sus fechorías.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios