La gran guerra de locutores que agita Estados Unidos

  • El aluvión de famosos que saltó a la arena política en 2008 para apoyar a Barack Obama o John McCain brilla por su ausencia en estos comicios legislativos, en los que los únicos en alzar la voz son, con su humor acerado, los presentadores de televisión.
La gran guerra de locutores que agita América - Efe
La gran guerra de locutores que agita América - Efe
lainformacion.com
lainformacion.com

En las elecciones presidenciales de 2008 no dejábamos de ver imágenes de los respectivos candidatos y otros políticos buscando el voto en campaña. Discursos enérgicos y polémicos que parecen haberse esfumado ahora en las elecciones legislativas para dar  paso a nuevos protagonistas.  Presentadores y locutores de diferentes cadenas de televisión y radio se han convertido ahora en los estandartes visibles de estas elecciones. Luchan su propia guerra.

Los humoristas Jon Stewart y Stephen Colbert reunieron ayer sábado a decenas de miles de personas en un evento político celebrado en Washington con el objetivo de a llamar al "sentido común" de cara a las elecciones del próximo martes.

Se trataba de una marcha bautizada como 'Rally para restaurar la cordura', una contestación a la realizada en agosto por el comentarista y presentador conservador Glenn Beck, estrella del canal de televisión Fox News.

Y es que Beck ha hecho casi de todo para defender y dar a conocer el movimiento conservador Tea Party. El locutor le dedicó un programa entero donde llevó a público e invitados pertenecientes a éste para hacerles preguntas sobre religión, seguridad o sistema político.

Nadie sabe si Beck, que ha confesado que no cree en el bipartidismo, conseguirá que Tea Party pueda convertirse en un tercer partido al margen del Republicano. Lo que tiene ya asegurado es el éxito de ventas de su libro 'Discutir con idiotas'. Sobran las palabras para saber hacia quién va dedicado.

A ambos lados

De tendencia más liberal se encuentra John Stewart, presentador de 'The Daily Show', que ha sido nombrado el hombre más influyente de EEUU según la revista 'AskMen', y que justo la semana pasada entrevistó a Obama en su programa.

La entrevista fue un intento del presidente de Estados Unidos por acercarse a la gente, ya que los demócratas se juegan la mayoría en el Congreso y todo apunta a que los republicanos recuperarán un número importante de votos.

Para presidir la marcha pro demócrata celebrada ayer en Washington ha aparecido un tercero en discordia, Stephen Colbert, el presentador de 'The Colbert Report'.

Si Stewart, el otro protagonista del "Rally", se ha mostrado bastante 'light' en sus referencias demócratas, Colbert le da voz a la ultraderecha con ironía y más ironía. Colbert disfruta haciendo preguntas embarazosas a sus invitados, que lo hacen parecer un conservador de extrema derecha cuando en realidad es un demócrata liberal.

Mostrar comentarios