Lunes, 19.08.2019 - 04:33 h

La guerra del siglo XXI no entiende de líneas rojas y los hospitales son objetivo

  • El derecho internacional humanitario prohíbe cualquier ataque sobre pacientes y personal médico o cualquier ataque sobre instalaciones médicas.
  • La ONU ha recordado este martes que el ataque deliberado contra centros médicos constituye un crimen de guerra.
MSF cifra en siete las muertes y atribuye el ataque al "Gobierno o Rusia"

La guerra actual no entiende de normas ni respeta los protocolos internacionales. En muchos países en conflicto, los hospitales han dejado de salvar vidas para convertirse en tumbas para la población civil y los especialistas sanitarios.En Siria, Yemen o Afganistán las bombas apuntan directamente a los hospitales y centros de salud. El último ataque fue este lunes a varios hospitales y centros de salud de Azaz y Idlib, en la zona rural de Alepo y en la frontera turca, respectivamente.

Pese a que el derecho internacional humanitario prohíbe cualquier ataque sobre pacientes y personal médico o cualquier ataque sobre instalaciones médicas cada vez son más frecuentes los ataques a estas instalaciones. Desde 1949, el Convenio de Ginebra recoge las normas de la guerra relativas a la protección a las personas civiles en tiempo de guerra. Precisamente, la ONU ha recordado este martes que el ataque deliberado contra centros médicos constituye un crimen de guerra. También la organización Médicos sin Fronteras ha subrayado que el bombardeado aIdlib se produjo "deliberadamente".

En la provincia de Idlib fueron atacados dos centros médicos, el Hospital Nacional, que causó la muerte a dos enfermeros, y otro gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras. Este segundo fue alcanzado por cuatro misiles en dos ataques con apenas minutos de diferencia. El jefe de misión de MSF en Siria, Massimiliano Rebaudengo explicó que"al menos siete personas han muerto, de las que cinco eran pacientes, una era un niño. También hay ocho miembros de nuestro personal desaparecidos, pero no tenemos esperanzas de que estén vivos, puesto que el hospital ha quedado destruido". Desde la organización han asegurado que se trata de "un ataque deliberado" ya que al menos 17 centros médicos han sido bombardeados en Siria este año. Por otro lado, en Azaz, una villa de la provincia de Alepo cerca de la frontera turca, uno de los blancos fue el hospital materno infantil. #Idlib "The destruction on MSF-supported facility appears to be a deliberate attack on a health structure" https://t.co/FXTjNmiUJH#Syria— MSF International (@MSF) febrero 15, 2016

Asimismo, bajo las normas establecidas por la Corte Penal Intencional, cualquier incidente de este tipo tendría como consecuencia un elevado número de víctimas civiles, lo que se conoce como la regla de la proporcionalidad. En este sentido, incluso si los combatientes se resguardan en hospitales, no deben ser atacados.

No es la primera vez que una instalación gestionada por Médicos sin Fronteras es objeto de un ataque. En octubre del año pasado,Estados Unidos bombardeó por error un hospital de esta organización en Kunduz, Afganistán, causando la muerte de 30 civiles. Además, en Yemen las bombas están cayendo continuamente sobre las unidades médicas de MSF.Más de 130 centros médicos atacados en Yemen en los últimos meses, según MSF

Por tierra o por aire. En los últimos meses, más de 130 estructuras médicas han sido bombardeadas en Yemen, denuncia la organización. Como consecuencia de estos ataques los servicios se interrumpen y los hospitales queden totalmente destruidos, una situación que conduce al cierre de las instalaciones. "Los hospitales y las estructuras de salud, que deberían ser lugares seguros, lugar de curación para la población, ya no parecen ser sitios seguros para los pacientes o para el personal sanitario que trabajan en ellos. Su trabajo y los edificios donde trabajan deberían estar protegidos. Como decía antes, no es fácil para el personal médico volver cuando se sienten inquietos y amenazados. Es un desastre", asegura Juan Prieto, coordinador general de los proyectos de MSF en Yemen.

EEUU bombardeó el hospital de MSF en Afganistán

El pasado 3 de octubre, un ataque aéreo de EEUU a un hospital de MSF en Kunduz mató al menos 30 personas entre ellas 14 trabajadores humanitarios. Las bombas destruyeron por completo el edificio principal del hospital. Desde MSF han puesto en marcha una investigación por parte de la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHE o IHFFC por sus siglas en inglés), el único organismo establecido específicamente para investigar posibles violaciones del Derecho Internacional Humanitario bajo las Convenciones de Ginebra.

Este ataque dejó a cientos de miles de personas sin acceso a la atención médica en el que era el único hospital especializado en traumatológica de urgencia en el noreste de Afganistán. El Ejército de Estados Unidos ha asumido la responsabilidad de los ataques aéreos, calificándolos de error.

. Ser médico profesión de alto riesgo en Siria

Desde el inicio de la guerra en Siria en 2011 han muerto 700 médicos y más de 300 instalaciones han sido destruidaspor las bombas, según Physicians for Human Rights. Varias organizaciones, entre ellas Journal of Medicine, denuncian que la interrupción de los servicios de salud se ha convertido en un arma de guerra que el gobierno sirio está utilizando contra los que se oponen al presidente Bashar Assad . Bombardear los centros hospitales podría constituir un crimen de guerra. Aún así, está táctica se ha utilizado por todos los bandos en tiempo de guerra:Bosnia,Kosovo, Palestina...

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios