Viernes, 24.05.2019 - 01:47 h
Ha llovido la mitad de lo previsto

La sequía y el hambre ponen en jaque la autosuficiencia de Kim Jong-Un en Corea

La falta de lluvias "está secando las espigas de trigo y cebada al tiempo que las plantaciones de maíz empiezan a sufrir daños".

Kim Jong-Un mira al cielo
Kim Jong-Un mira al cielo. / EFE

El régimen norcoreano alertaba este martes del daño casi irreparable en los cultivos que está generando la falta de lluvias primaverales; una situación que podría empeorar la falta de alimentos que encara este año el empobrecido país. El principal diario norcoreano, el 'Rodong', instaba a la población a tomar medidas "revolucionarias" para combatir una sequía que "está secando las espigas de trigo y cebada al tiempo que las plantaciones de maíz empiezan a sufrir daños".

El medio destaca los esfuerzos para mejorar la irrigación en la provincias de Hwanghae del Norte y del Sur (sureste), parte importante de la despensa nacional, y subraya que "el agua se necesita más que nunca". El volumen de precipitaciones entre enero y abril representó solo el 42,3 % de la media anual, destaca 'Rodong', como ya había adelantado la semana pasada la televisión norcoreana. Esta falta de lluvias afecta a las plantaciones de trigo, cebada o patata que deben recolectarse en primavera.

A esto se une la escasa nieve el pasado invierno, que "dejó los cultivos expuestos a temperaturas bajo cero", tal y como explicaron en un reciente informe la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) sobre Corea del Norte. Por otro lado, 'Rodong' afirma que el trasplante de arroz, cultivo fundamental en el país, progresa sin problemas, aunque advierte de la amenaza que supone la sequía e insta a la prevención para "obtener una buena cosecha en otoño".

La escasez de alimentos afectará a 10 millones de norcoreanos

Lluvias por año en Corea del Norte
Lluvias por año en Corea del Norte. / Nerea de Bilbao

En el informe de FAO y PMA se indica que, debido al peor rendimiento agrícola en una década, unos 10 millones de norcoreanos (40 % de la población) encaran una inminente escasez de alimentos, especialmente de junio a octubre, antes de la cosecha otoñal. Para atajar una situación que ya afecta a niños y mujeres embarazadas o lactantes ante el recorte de raciones suministradas por el Sistema de Distribución Pública norcoreano, el país requiere la donación de 1,36 millones de toneladas métricas de grano.

La escasez viene también motivada por la ralentización de la ayuda humanitaria ante los atascos burocráticos que generan las sanciones contra el régimen norcoreano por sus pruebas de armas. El director ejecutivo del PMA, David Beasley, subrayó su preocupación por la situación el lunes en Seúl, donde se reunió con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y los ministros de Exteriores y Unificación, Kang Kyung-wha y Kim Yeon-chul. Seúl expresó la semana pasada su intención de proveer ayuda alimentaria a su vecino y prepara un envío que ha dicho que debería ejecutarse antes de septiembre.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios