La violencia criminal en El Salvador se recrudece situándose en niveles de tiempos de guerra

    • Las maras, como son conocidas las pandillas criminales en Centroamérica, están provocando un baño de sangre en el país, haciendo que el mes de mayo sea el que más homicidios registre en el siglo XXI.
    • El próximo sábado 23 se producirá la beatificación de monseñor Romero, asesinado por una de estas bandas hace 35 años, durante la Guerra Civil salvadoreña.

La "tregua" entre pandillas salvadoreñas cumple mañana su primer año de vigencia
La "tregua" entre pandillas salvadoreñas cumple mañana su primer año de vigencia
Jesica Equísoain

Edwin, padre de familia que no superaba la cuarentena, tuvo la mala suerte de encontrarse en el lugar equivocado, en el momento inoportuno. Una ráfaga de balas salidas con frialdad de una metralleta acabaron con su vida este fin de semana.

La muerte le sorprendió mientras saludaba al hermano de uno de los cabecillas de las maras, como son conocidas las pandillas criminales en Centroamérica, contra quien iban los disparos en realidad. Esta es la realidad que están viviendo 6,4 millones de habitantes en El Salvador.

La inseguridad se ha instalado en el país, situándose en níveles próximos a los vividos durante la Guerra Civil (1980-1992). Periodo en el que las fuerzas convencionales se enfrentaron a las fuerzas irregulares, dejando 75.000 muertos en el camino.

Estas agrupaciones delictivas han provocado el pánico en todos los puntos de El Salvador a través de extorsiones a la población, robos en comercios y secuestros. Gracias a estas acciones y al menudeo de drogas, las maras consiguen recaudar un dinero, que, en la mayoría de los casos, va a parar a los cabecillas.

Sin embargo, los autores materiales son menores de edad que se ven presionados por los líderes pandilleros. El el primer trimestre del año, se registraron en El Salvador 1.121 homicidios, 481 de ellos en marzo, el mes más violento del siglo XXI. Sin embargo, según apunta Roberto Valencia, periodista del rotativo salvadoreño 'ElFaro.net', " los datos de las dos últimas semanas hacen presagiar que mayo superará las cifras de marzo, con al menos 500 muertes".Beatificación de monseñor Romero

El próximo sábado 23 de mayo, está prevista la beatificación de monseñor Romero. Fue asesinado por odio a la fe, el 24 de marzo de 1980, por los escuadrones de la muerte con un disparo en el corazón, cuando celebraba misa en una capilla de la capital salvadoreña. Fiel defensor de la paz y del pueblo llano en sus homilías, 35 años después de su muerte, será beatificado con el país en plena oleada de violencia.

"Un problema que no se ha podido erradicar, a pesar de los esfuerzos y pactos intentados entre el Gobierno salvadoreño y las maras", apunta Roberto Valencia. El periodista estima que al acto religioso acudan alrededor de 200.000 personas, sin que "se tema que las pandillas atenten contra la multitud", ya que el pasado mes de abril ofrecieron una segunda tregua al Gobierno, que fue rechazada.Tregua de 2012 desaprovechada

El Salvador, junto a Honduras y Guatemala, conforman el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, calificado por Naciones Unidas como la zona más letal del mundo, por su elevada tasa de homicidios, más de 60 por cada 100.000 habitantes.

Con la tregua entre pandillas anunciada en 2012, bajó el promedio diario de homicidios de 14 a 5. Lo que supuso un alivio temporal a la crisis de seguridad, pero el pasado enero se revirtió y la situación volvió a niveles críticos: en marzo, el promedio de homicios fue de 15,5.

La tregua que se acordó en 2012 entre las autoridades de este país y las maras, fue rota por las pandillas retomando las práticas delictivas que habían prometido erradicar. Las pandillas organizadas argumentan que han recrudecido su violencia porque las autoridades salvadoreñas se están encargando de eliminar a sus miembros y familiares en operaciones nocturnas. Las pandillas, armadas con fusiles y tácticas de guerrilla, atacan por sorpresa a policías y militares, acabando con sus vidas a sangre fría. El año pasado, 39 agentes murieron asesinados a manos de los mareros.

Como respuesta, el presidente Salvador Sánchez Cerén ha ordenado el traslado de 50 cabecillas, de cárceles flexibles al penal de máxima seguridad. El objetivo es cortarles la comunicación y logística que usan para seguir delinquiendo desde la cárcel. Las autoridades estiman que las más violentas, la 'Mara Salvatrucha' y 'Barrio 18', tienen unos 10.000 miembros encarcelados y 60.000 en las calles.

Sin embargo, las fuerzas policiales no se quedan con las manos atadas. Roberto Valencia asegura que en el país se vive un ambiente de "violencia institucionalizada y aplaudida por la sociedad". "El pasado año, las fuerzas policiales mataron a 140 mareros y se jactaban de ello", explica Valencia.Las pandillas no pueden extender en países con sociedades fuertes

El Salvador vive una ola de violencia que no es extrapolable a países occidentales. 2014 arrojó cifras de 3.942 homicidios, un promedio de 68,6 muertes violentas por cada 100.000 habitantes.

En España, por el contrario, se registraron 322 asesinatos. Estas cifras demuestran la alta criminalidad que azota al país centroamericano. Según Valencia, "en España tendrían que asesinar a 35.000 personas para que se equiparase la tasa de homicidios·".

Valencia considera que "en países como el nuestro no podrían proliferar las maras, aunque sí los mareros", porque es un fenómeno que requiere de "un caldo de cultivo social en el que abunde la corrupción, la debilidad institucional y la represión policial".

Si continúa el ritmo de asesinatos actual, se estima que, al finalizar el año, El Salvador supere las 5.000 muertes violentas vinculadas con las maras.

Mostrar comentarios