Sábado, 23.02.2019 - 04:48 h
La tecnología contra el abuso sexual

Las estudiantes de Yale se protegen de los acosadores con un Google Docs anónimo

Las jóvenes anotan en un documento compartido los nombres de los hombres peligrosos sexualmente que después son vetados en los eventos sociales.

Fotografía de una estudiante universitaria.
Una estudiante universitaria. / Pixabay.

Si hay dos palabras que llenan las crónicas de sucesos de los diarios españoles en los últimos tiempos esas son "abuso sexual". El caso con más repercusión es el de 'La Manada', la historia de la presunta violación de cinco hombres a una joven en los sanfermines 2016, a los que se dictará sentencia en las próximas semanas

'La Manada' puso en el foco un problema cada vez más frecuente en la sociedad, con continuas denuncias de jóvenes por abuso o acoso sexual, y reflejado en movimientos para luchar contra esta lacra como el #Metoo ('Yo también'), con las denuncias de las actrices de Hollywood, y el #balancetonporc ('Todos los hombres son unos cerdos') llegado desde Francia.

Muchos de los casos de abuso sexual suelen afectar a adolescentes o universitarias, y a la hora de combatirlos cualquier idea es bienvenida.  Una de ellas está llamando la atención del público al otro lado del Atlántico. 

La Universidad de Yale (Connecticut), una de las más importantes de los Estados Unidos, tiene en cuenta en su normativa las penas por abusos sexuales con la expulsión como castigo en muchos de ellos según los 13 informes publicados desde 2011 hasta la actualidad, pero las estudiantes no se sienten protegidas en el día a día.

Por ello, además de crear "canales de información secretos" con el boca a boca, las jóvenes de varias hermandades han echado mano de la herramienta Google Drive para señalar a los individuos considerados como peligrosos sexualmente.

En un documento de Google Docs anónimo, las estudiantes anotan los nombres y apellidos de los hombres implicados en casos previos de abusos o ataques sexuales. Una vez subidos a la nube, los gestores de las hermandades vetan a esos hombres de los eventos sociales organizados.

Una de las impulsoras es Helen Price, que fundó el grupo Unite Against Sexual Assault Yale (Unidos contra los abusos sexuales en Yale) porque no confiaban en la institución para su protección, según informa 'Business Insider'.

Estos métodos de seguridad fueron en un principio aplicados por la hermandad Theta, y visto su éxito también los pusieron en práctica otros grupos como Pi Phi y Alpha Phi. Sin duda alguna, un sistema novedoso para mantener a raya a los que no respetan la libertad de las mujeres.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios