Los soldados franceses comienzan a desarmar las milicias en la República Centroafricana

    • Todavía hay intercambios de disparos entre militares franceses y hombres armados pero las personas con armas que hace unos días circulaban por toda la capital, prácticamente han desaparecido.
    • El rebrote de violencia que se vivió la semana pasada, previo a la llegada del ejército galo, dejó al menos 400 muertos.
Los soldados franceses comienzan a desarmar las milicias en la República Centroafricana
Los soldados franceses comienzan a desarmar las milicias en la República Centroafricana
A. A./Agencias

El proceso de desarme de las milicias que la semana pasada campaban a sus anchas en Bangui, la capital de la República Centroafricana, ya ha comenzado.

Las calles de una ciudad que ha vivido una infinita pesadilla, regresan poco a poco a la noramalidad, según la agencia de noticias France Press. Y aunque hubo intercambios de disparos entre militares franceses y hombres armados, cerca del aeropuerto, los testigos aseguran que las personas con armas que hace unos días circulaban por todo Bangui, a pie o en camioneta, prácticamente han desaparecido.

Según el Estado Mayor francés, las "cosas se van desarrollando más bien correctamente". Cerca del aeropuerto, "hubo un disparo y una réplica", según el Estado Mayor, quien aseguró que los soldados no habían "encontrado nada" tras el tiroteo. "En algunos puntos, los grupos armados (...) regresaron a sus cuarteles y en otros depusieron las armas", ha afirmado el portavoz de las fuerzas armadas galas, el coronel Gilles Jaron.

Francia cumple así con el mandato de la ONU y debe apoyar a la fuerza africana desplegada allí para restablecer la seguridad en ese país. El contingente francés contará con 1.600 soldados que tienen previsto dar apoyo a una fuerza de varios países africanos, con pocos equipos y escasamente formada, que no ha sido capaz de restablecer el orden.

La República Centroafricana está sumida en el caos desde que la coalición rebelde Seleka, de corte islamista, depuso al presidente François Bozizé en marzo pasado. El gobierno de transición liderado por el exrebelde, Michel Djotodia, ha perdido luego el control del país. Primero, debido a los Seleka, muchos de ellos mercenarios que se negaban a deponer las armas y cometieron todo tipo de crímenes. Después, porque se ha formado milicias cristianas, anti-Seleka, las 'balaka'.

Después de sufrir durante varios meses las atrocidades de los Seleka, en su mayor parte musulmanes, muchas personas en Bangui, una ciudad mayoritariamente cristiana, abrigan sentimientos de venganza. La cólera de la población hacia Seleka, se ha desplazado progresivamente contra los civiles musulmanes, que forman una minoría del 15% de la población.

Mostrar comentarios