Los terroristas de ISIS buscan petróleo en Irak

    • La inestabilidad en Irak no ha reducido la capacidad de producción pero amenaza al crecimiento del suministro de petróleo que podría duplicarse en menos de una década.
    • "Tienen capacidad para producir 400.000 barriles diarios de petróleo que venden a 108 dólares", explicó el director del programa de energía del Instituto ElCano, Gonzalo Escribano.
El reloj del líder de ISIS.
El reloj del líder de ISIS.

Irak ha aumentado su producción de gas y petróleo en los últimos años. Ello, a pesar de que también se ha convertido en fuente de problemas entre las diferentes etnias que viven en el territorio. En manos del gobierno chií, los kurdos del norte reivindicaban un mejor reparto de los beneficios, también las distintas tribus chiíes del sur del país y los suníes que ahora avanzan por el norte. No en vano, su producción en mayo de 2014 fue de 3,4 millones de barriles diarios, tres veces más que en 2002, según explicó el director del programa de energía del Instituto ElCano.

La relevancia de Irak en el sector es una cuestión más de futuro que del presente. Cuenta con un 9 por ciento de las reservas mundiales, las quintas del mundo, solo por detrás de Arabia Saudí, Venezuela, Canadá y a niveles de Irán.

La inestabilidad en la región no ha reducido la capacidad de producción pero amenaza al crecimiento del suministro de petróleo que podría duplicarse en menos de una década. "Irak es un actor central en los mercados y su petróleo clave por su calidad y facilidad de extracción", apunta.

La trayectoria de los grupos islamistas tanto en Siria como Irak demuestra que el petróleo es clave en su avance para obtener recursos. Aunque a finales del mes de junio controlaban un tercio del territorio de Irak, en ella no se encontraba ninguno de los principales campos. "Tienen capacidad para producir 400.000 barriles diarios de petróleo que venden a 108 dólares", señala. Su valor económico es indudable e ISIS está detrás de él.El grupo terrorista ISIS ocupó el mayor campo petrolero de Siria

Ya tiene bajo su control una amplia zona en el norte y este del país. Se trata de la zona llamada AL Omar que estaba en manos yihadistas del Frente Nusra y también siguen avanzando en Irak. Con ello, es la primera vez que el ISIS controla una región del norte y este de Siria que se extiende desde Abu Kamal, en la frontera con Irak, hasta el noreste de la ciudad de Alepo, con pocas excepciones, señala una ONG. La zonaes equivalente a cinco veces el territorio de Líbano.

El Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) ha robado 450 millones de dólares (330 millones de euros) en el norte del país para financiar su nueva ofensiva, según ha informado el alcalde de la ciudad de Mosul, Athier Nuyaifi, a la cadena NBC. Tras esta inyección de fondos robados, el ISIS se habría convertido en la organización terrorista más rica del mundo.Guerra fría entre Irán y Arabia Saudita

Siria e Irak son una sola. El avance de los insurgente suníes en Irak trae a escena un nuevo escenario que sitúa a Irak en medio de una guerra fría entre Irán y Arabia Saudí. Defensores de los chiíes y los suníes respectivamente, esta narrativa lleva a ambos a buscar la supremacía en Oriente Medio. ¿De dónde viene la rivalidad entre Irán y Arabia Saudí? "La intensa y directa competencia entre Irán y Arabia Saudí por la influencia regional en el Golfo Pérsico en concreto y Oriente Medio en general es un fenómeno reciente", explica Fatiha Dazi-Héni, que tiene su origen en la invasión estadounidense de Irak en 2003.

"La eliminación del régimen de Saddam Husein en Bagdad alteró de forma fundamental el equilibrio de poder en el Golfo Pérsico", explica la experta.

Arabia Saudí, con sus inmensas reservas de petróleo, una respetable base demográfica y un enorme arsenal de sofisticado armamento comprado a Occidente, principalmente a Estados Unidos, "se encuentra en el centro del sistema del Golfo Pérsico". Su disputa geoestratégica con Irán y su autoproclamado papel de protector de los intereses sunníes frente a Irán y sus correligionarios chiíes en Iraq y el levante han incrementado su valor como principal Estado árabe de influencia, y no Qatar. Teherán es la que ha salido ganando más con los cambios geopolíticos que tuvieron lugar después de la caída de Saddam Husein en Iraq y el derrocamiento del régimen talibán en Afganistán. Sin embargo, la Primavera Árabe va en contra de los esfuerzos de Teherán por expandir su influencia en Oriente Medio.

La guerra civil siria se convirtió en un nuevo catalizador de la reafirmación ideológica y de la intensidad de la rivalidad regional entre Arabia Saudí e Irán. Y ahora, la situación entre sunníes y chiíes en Iraq enciende aún más ese enfrentamiento silencios.Tres posibles escenarios

Irak se hunde. A medida que avanzan los días, el país se resquebraja ante la incapacidad de su presidente Nouri Maliki de controlar el territorio. Su gestión, a pesar de ser reelegido en las últimas elecciones no ha contribuido al desarrollo del país. Según explica experto Félix Arteaga del Instituto El Cano, ha sido incapaz de elevar la renta, el nivel de vida de los ciudadanos, ni tampoco articular un sentimiento nacional de identidad. Precisamente una Irak sin Maliki es uno de los escenarios posible para resolver la crisis.

"Es una oportunidad para decir que Maliki es el culpable. No reparte el dinero, no integra a las comunidades en la extracción del petróleo y alimenta el separatismo kurdo", explica el experto. Recuerda que entre los errores de Maliki está que sofocó las protestas por la fuerza, situación que "dio la oportunidad a los yihadistas de capitalizar la insurgencia suní".

El segundo de los escenarios pasa por el estancamiento del conflicto que llevaría a "segregación". En este sentido, el Kurdistán conseguiría su independencia, el norte para los suníes y en el sur se desataría la pugna por sustituir a Maliki. El tercero de los escenarios que plantea el experto es "la confabulación contra los insurgentes". Prevé una alianza internacional contra los yihadistas. ¿Quién es la insurgencia? Desde que estalló la crisis en Irak, ISIS ha dirigido a la insurgencia suní "Son los más agresivos"; explica el experto que añade que no son los únicos. "Su mayor ventaja es su experiencia militar y la existencia de santuarios sunís desde los que actúan con impunidad", señala.

También se incorporaron a su lucha otras milicias como los Consejos locales, los antiguos baasistas y otras milicias como Hijos de Irak y Awekeining. Al otro lado del campo de batalla están las fuerzas de seguridad de Irak, las decenas de miles de combatientes de Bagdad y los peshmerga kurdos.

Mostrar comentarios