Sábado, 17.11.2018 - 00:12 h
Segundo país que lo hace después de Uruguay

Canadá da un paso histórico y permite fumar marihuana con fines recreativos

El Gobierno de Justin Trudeau señala que la nueva ley evitará el consumo por parte de menores y reducirá el crimen relacionado con su venta

Una planta de marihuana
Una planta de marihuana / Pixabay

Las tiendas de venta de marihuana con fines recreativos abrirán sus puertas este miércoles en Canadá, lo que convierte al país en el segundo en legalizar el cannabis con dicha finalidad después de Uruguay. La apertura del mercado a nivel nacional ha comenzado la madrugada de este miércoles en el marco de una serie de críticas sobre el impacto que esto puede tener sobre la Sanidad, la ley y la seguridad pública, según ha informado la cadena CBC.

Las provincias y municipalidades se han estado preparando durante meses para levantar la prohibición. Los territorios son los responsables de implementar las medidas aprobadas para que la población pueda comprar o consumir el estupefaciente siguiendo la nueva normativa.

El pasado mes de junio la gobernadora general de Canadá, Julie Payette, firmó el texto legal -que fue aprobado por el Senado con 52 votos a favor y 29 en contra-. La fecha fijada para comenzar a vender el cannabis de forma legal en el país supone un retraso por parte de las autoridades, que en un principio estimaban que la venta sería legal en un plazo de entre ocho y doce semanas a partir de la aprobación de la ley.

Sin embargo, los gobiernos provinciales del país habían señalado que el plazo en cuestión era demasiado ajustado para poner en marcha las redes de distribución y venta.

Los liberales del primer ministro, Justin Trudeau, que han impulsado la campaña a favor de la legalización, han señalado que la nueva ley evitará el consumo por parte de menores de edad y reducirá el crimen relacionado con la venta y consumo de dicha droga.

El Gobierno ha sugerido un precio de venta de unos 10 dólares canadienses (7,7 dólares estadounidenses) por gramo de marihuana para que el coste del cannabis legal sea competitivo con el del mercado negro.

Este precio incluye dos impuestos: uno de 1 dólar canadiense por gramo o del 10% del precio de venta final, dependiendo de cuál sea el más elevado; y el impuesto provincial de venta de cualquier producto que varía entre el 13 y el 15%. Pero el precio del cannabis variará con el tiempo, dependiendo del coste que tenga la marihuana en el mercado negro.

Las autoridades canadienses prevén que, pese a que el precio final de un gramo de marihuana será casi un 25 % superior al del mercado negro, los canadienses preferirán adquirir cannabis en las tiendas oficiales porque ofrece garantías como el nivel de THC, el componente psicoactivo de la droga.

Ahora en Portada 

Comentarios