Jueves, 19.09.2019 - 23:17 h
Gracias un trasplante de células madre

“El médico me dio un mes de vida cuando me casé, 8 años más tarde batí al cáncer"

La británica Jo Kelly fue diagnosticada de un cáncer de sangre terminal. Felizmente, encontraron al único donante del mundo compatible con ella.

Fotografía de un quirófano.
El marido de Jo Kelly también superó un cáncer. / Pixabay.

El cáncer es una de las causas principales de muerte alrededor del mundo con más de 8 millones de muertes anuales según los datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. En nuestro país, el 53% de los cánceres se curan, pero no todos los tipos de esta patología tienen cura en la actualidad. A la británica Jo Kelly, que fue diagnosticada con un cáncer de sangre, los médicos solo le dieron un mes de esperanza de vida, aunque después la historia fue muy diferente.

Con apenas semanas restantes, Kelly sabía que casarse con el hombre al que amaba era su último deseo y regalo. Por ello, en un plazo muy corto ella y su por entonces novio Pete Mes hicieron las gestiones para la celebración del enlace. La ceremonia estuvo cargada de emoción debido a los pocos supuestos días de vida que le quedaban a Kelly. 

Su cáncer de sangre fue calificado como terminal por los médicos, que solo podían administrarle un tratamiento paliativo. Sin embargo, hicieron todo lo necesario por mantener a Kelly con vida el máximo tiempo posible gracias a medicamentos experimentales.

Felizmente, Kelly aguantó lo suficiente para ser sometida a un trasplante de células madre. La organización de lucha contra el cáncer Anthony Nolan encontró al único donante registrado en el mundo que era compatible con Kelly, procediendo a una operación que fue todo un éxito.

“El médico me dio un mes de vida cuando me casé, 8 años más tarde ya no tengo cáncer y estoy embarazada”, explica en declaraciones al diario 'Daily Mirror'.

"Nos sentimos muy afortunados de estar planeando un futuro que nunca pensamos que tendríamos. Escribí una carta de agradecimiento a mi donante pero todavía no obtuve respuesta. Todo lo que sé es que tiene 23 años y pelo oscuro. Cada vez que leo esa carta, lloro", añade Jo.

Ahora ella y su marido, que había superado un cáncer testicular antes de que se conociesen, tendrán una niña a finales de mes. "Escribiremos al donante de nuevo cuando nazca nuestra hija. Le debemos todo. Yo no estaría aquí si no fuera por él", concluye. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios