Martes, 10.12.2019 - 09:02 h
Ataque contra los kurdos

Merkel reclama a Erdogan que ponga fin de "inmediato" a la ofensiva en Siria

El secretario de Defensa de EEUU, Mark Esper, ha confirmado la evacuación inmediata de un millar de tropas norteamericanas.

Una imagen tomada desde territorio turco muestra humo saliendo de objetivos dentro de Siria durante el bombardeo de las fuerzas turcas en la ciudad de Ras al-Ein. /EFE/EPA/ERDEM SAHIN
Una imagen tomada desde territorio turco muestra humo saliendo de objetivos en Siria durante el bombardeo en la ciudad de Ras al-Ein. /EFE/EPA/ERDEM SAHIN

La canciller alemana, Angela Merkel, ha instado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a detener de "inmediato" la ofensiva turca en Siria. "La canciller ha pedido el fin inmediato de la operación militar. Pese a los legítimos intereses de seguridad tucos, amenaza con provocar el desplazamiento de una gran cantidad de población, desestabilizar la región y restablecer al Estado Islámico", ha advertido la portavoz de Merkel Ulrike Demmer en un comunicado oficial.

Erdogan, por su parte, trasladó por teléfono a la canciller alemana, su protesta por la decisión de algunos países europeos, Alemania y Francia entre ellos, de cancelar las exportaciones de armas a Turquía en repulsa por la intervención militar.

"He preguntado a la señora Merkel que me diga de qué lado están ¿Del nuestro, aliado de la OTAN, o del de una organización terrorista?", ha cuestionado Erdogan antes de criticar los intentos de mediación en el conflicto.

"Algunos quieren actuar como intermediarios entre los terroristas y nosotros. ¿Desde cuándo se ha visto que un estado se siente en la misma mesa que una organización terrorista? ¿Qué clase de jefes de Estado y de Gobierno son ustedes?", añadió en una comparecencia televisada.

La llamada, realizada por Alemania a petición de Erdogan, ha servido además para que Merkel abordara con el mandatario turco la situación en la provincia siria de Idlib y las prospecciones turcas en el este del Mediterráneo.

Estados  Unidos se retira

El secretario de Defensa de EEUU, Mark Esper, ha confirmado la evacuación inmediata de un millar de tropas norteamericanas del norte de Siria en lo que describió como una "retirada deliberada" para proteger la seguridad de sus militares tras el inicio de la ofensiva turca en la zona.

En una entrevista con el programa Face the Nation, de la cadena CBS, Esper ha explicado que los militares serán evacuados "de la manera más rápida y segura posible" al quedar "atrapados entre el avance contrario de dos fuerzas armadas" como son las turcas y las rebeldes kurdas, tras una escalada de enfrentamientos que describió de "verdaderamente terrible".

Esta decisión tiene lugar después de que una base militar siria en la que se encuentra un contingente de las fuerzas especiales estadounidenses fuera atacada el pasado viernes con fuego de artillería turco, tan intenso que el personal estadounidense consideró responder en defensa propia.

"La explosión ocurrió a unos pocos cientos de metros de un área fuera de la zona del mecanismo de seguridad y en un lugar en el que los turcos conocen que hay presencia de fuerzas estadounidenses", indicó el funcionario de Defensa Brook DeWalt.

Esta retirada tiene lugar en un momento en que el Ejército de EEUU sospecha que las fuerzas proturcas podrían estar perpetrando una campaña de atrocidades y "limpieza étnica" contra la población kurda, según han reconocido fuentes militares a la cadena NBC News.

La ONU cifra en 130.000 los desplazados

La ofensiva turca que ha comenzado esta semana en el noreste de Siria ha provocado ya el éxodo de 130.000 personas de los primeros objetivos de Ankara, las ciudades de Ras al Ain y Tel Abyad, en especial en las zonas rurales de alrededor, mientras la situación en otra de las zonas amenazadas, Hasaka, es crítica por la falta de agua potable, según la última evaluación de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Siria.

Naciones Unidas continúa negociando tanto con Turquía como con los rebeldes kurdos para facilitar el acceso en esta ciudad al suministro eléctrico y de agua, que afecta a 400.000 personas, entre ellos los campos de Al Hol y Arisha, centros principales de recepción de los desplazados.

Los hospitales públicos y privados de Ras Al Ain y Tel Abyad llevan cerrados desde el viernes y están siendo atacados por las fuerzas rebeldes afines a Turquía a pesar de tratarse de zonas neutrales, ha informado asimismo la ONU.

Naciones Unidas teme además que el número de necesitados se dispare a 400.000 en próximas fechas, un éxodo poblacional que requerirá de medidas adicionales cada vez más difíciles de aplicar, dado el peligro que corren los responsables de ayuda de la ONU que trabajan en esta zona de guerra.

Imran Riza, coordinador humanitario para Siria, manifestó que "la ONU y sus socios humanitarios están profundamente preocupados por los últimos acontecimientos" y ha apuntado que "siguen comprometidos con ayudar a los que lo necesitan en este momento crítico". Por ello, ha pedido que los civiles y la infraestructura civil "sean protegidos en todo momento" y que se garantice un acceso humanitario "seguro y sin restricciones" a la población civil.

El dato

Las autoridades kurdas afirman que 785 extranjeros del Estado Islámico han huido de un campo de detención

Las autoridades kurdas afirmaron hoy que 785 extranjeros vinculados al Estado Islámico (EI) han huido tras un ataque al campo de detención de Ain Issa, controlado por las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), las milicias lideradas por kurdos, en el noreste del país.

En un mensaje en la red social Facebook, la Autoridad autónoma del Norte y Este de Siria, indicó que un grupo de "mercenarios de Turquía", en aparente referencia a milicias proturcas, atacaron el centro de Ain Issa con apoyo aéreo de la aviación turca. Agregó que los miembros del EI atacaron a los guardias del campamento y abrieron las puertas para escaparse.

Las autoridades kurdas han afirmado que han tenido que reducir los efectivos de que disponen para vigilar a los 12.000 yihadistas y alrededor de 70.000 familiares de miembros del EI que afirman tener detenidos en cárceles y centros de detención, para poder defenderse de los turcos.

"Si el mundo considera seriamente al EI como una amenaza para su seguridad, de lo que no estoy seguro al 100%, tiene una gran oportunidad de probarlo. Si no, todos sufrirán las consecuencias muy pronto, pero esta vez puede que no haya nadie para hacer el trabajo por ellos", indicó el portavoz de las FSD Mustafa Bali en Twitter.

"No, no deberíais esperar que nos encarguemos de vuestros terroristas presos mientras no tenéis problema en ver a nuestros hijos asesinados, a nuestro pueblo desplazado y nuestra región limpiada étnicamente", agregó.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING