Domingo, 22.04.2018 - 20:15 h
Defiende su polémica ley contra el odio

Merkel se abre a hacer cambios pero no permitirá que Internet sea 'far west'

La ley obliga a las plataformas a eliminar los contenidos "manifiestamente delictivos" en un plazo de 24 horas bajo multas de hasta 50 millones.

Merkel pide el voto para "una Alemania fuerte y respetada en Europa"
Merkel ovacionada en un acto de campaña.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy que "internet no es un espacio fuera de la ley" y defendió la polémica norma aprobada por su Gobierno para borrar los mensajes de odio en internet, aunque no descartó la posibilidad de que haya que introducir cambios.

Merkel dedicó su tradicional mensaje de vídeo semanal al "Día de Internet Segura", que se celebra el próximo martes, y consideró importante que las reglas del mundo "analógico" se apliquen también en el digital para que no haya espacios de impunidad. Cómo hacerlo es algo "discutible", reconoció también la canciller antes de asegurar que su Ejecutivo evaluará y estudiará el impacto de la ley que entró en vigor en Alemania el pasado 1 de enero.

La norma, que ha generado polémica en el país desde el primer día, tiene como objetivo combatir los mensajes de odio y las noticias falsas en las redes sociales y obliga a las plataformas a eliminar los contenidos "contenidos manifiestamente delictivos" en un plazo de 24 horas tras recibir una queja o denuncia.

Las empresas que incumplan sistemáticamente esta obligación podrán ser multadas con hasta 50 millones de eurosNada más empezar el año Twitter y Facebook comenzaron a aplicar la ley borrando varios mensajes de dirigentes del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) al considerar que podían incitar a la xenofobia.

El partido denunció "censura" y comparó la legislación con el control vigente en la extinta República Democrática Alemana (RDA), mientras se extendía en las redes el debate sobre si el control debe estar en manos de empresas privadas o de la justicia.

El 3 de enero la aplicación de la ley afectó a la revista satírica alemana Titanic, cuya cuenta de Twitter fue bloqueada después de que parodiaria un tuit islamófobo de una dirigente de AfD. La Asociación de la Prensa alemana criticó esa decisión y la ley en sí misma, que a la postre, advirtió, permite que una empresa radicada en Estados Unidos censure a un medio alemán. "Puede ser que debamos hacer cambios, pero el principio de que se necesitan reglas es absolutamente correcto e indispensable", manifestó Merkel hoy en su mensaje.

Junto a este asunto, la canciller subrayó la importancia de la legislación europea para la protección de datos que entrará en vigor en los próximos meses y la necesidad de que los usuarios de las redes sean conscientes de los datos que regalan a las plataformas.

Ahora en portada

Comentarios