Martes, 26.03.2019 - 22:55 h
Investigación por negligencia

Muere un recién nacido quemado por la potencia de las luces de una incubadora

El Hospital Nuestra Señora del Rosario en Bolivia no disponía de más incubadoras así que improvisaron una. Las luces provocaron quemaduras fatídicas.

Fotografía de un bebé recién nacido.
El bebé fue trasladado a otro hospital pero ya era tarde. / GoodFreePhotos.

Tragedia en Bolivia. La falta de medios en los hospitales del país terminó con la vida de un recién nacido. Un bebé prematuro nacido en el Hospital de Nuestra Señora del Rosario en Warnes murió a causa de las quemaduras provocadas por la potencia de las luces de una incubadora improvisada. El personal médico no pudo ubicarlo en una incubadora con todas las condiciones óptimas porque estaban todas ocupadas.

La madre de 15 años dio a luz al bebé llamado Lucas tras solo 32 semanas de embarazo. “Como el bebé era prematuro nos dijeron que necesitaba una incubadora pero no había ninguna libre. Tampoco había espacio para él en otros centros médicos cercanos”, explica Carmen Salvatierra, progenitora del pequeño.  

Al enfrentarse a tal situación, los médicos decidieron improvisar una incubadora para la que utilizaron una mesa, una colchoneta y unas lámparas. Estas, al parecer eran de alta potencia, una característica que resultaría fatídica. 

“Lo dejaron más de dos horas expuesto a esa calefacción. Yo preguntaba cómo estaba y me decían que bien pero que necesitaba incubadora y debíamos buscar nosotros dónde llevarlo. Pasada la medianoche nos trajeron al bebé pero no dijeron que estaba quemado. Cuando lo vi, me asusté y les pregunté por qué estaban tan rojos sus brazos, su pecho y parte de su carita y la pediatra me indicó que su piel era tan delicada que solo la luz le había provocado eso”, afirma la abuela del bebé en declaraciones a 'El Deber'

En el relato de la familia aseguran que Lucas estaba emitiendo sonidos de dolor. "Dos horas estuvo expuesto a esa estufa. Me lo mataron”, dice la madre. 

Cuando los médicos se dieron cuenta de las quemaduras trataron de transferir al recién nacido a otro hospital pero todos estaban llenos. Finalmente, tras varias horas de intentos, los doctores del hospital inicial consiguieron encontrar otro centro, pero para cuando los nuevos médicos se hicieron cargo del pequeño ya era demasiado tarde.

Ahora los médicos están siendo investigados por negligencia y el abogado de la familia ya ha tomado declaración a todos los involucrados. El caso ha llegado hasta las instancias políticas más importantes del país, desde donde se reclama justicia.

Concretamente, el vicepresidente Álvaro García Linera exigió sancionar y hallar a los responsables: “No pueden repetirse este tipo de negligencias", declaró.  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios