Entre una hospital y una iglesia

Una mujer en Corea del Sur, sospechosa de contagiar a miles de personas

Brote de coronavirus en Corea del Sur.
Brote de coronavirus en Corea del Sur.
-/YNA/dpa

Corea del Sur es uno de los países más afectados por el brote del coronavirus, originado a principios de año en la ciudad china de Wuhan. Cuando comenzaron a sumarse cada vez más y más casos, las autoridades trataron de ubicar a las personas infectadas y llevar a cabo medidas más restrictivas para evitar que la pandemia se propagase aún más. 

El primer caso en Corea del Sur llegó el pasado 20 de enero. La víctima era una mujer china de 35 años que voló desde Wuhan al aeropuerto internacional de Incheon. Fue aislada nada más entrar al país. 

El mes siguiente, Corea del Sur parecía haber evitado una incidencia mayor del brote. Según los reportes, solo una treintena de personas había contraído el virus. El problema llegó cuando de forma abrupta los contagios se multiplicaron. El sistema de salud comenzaba a colapsarse. 

Entonces, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Corea (KCDC) detectaron a la paciente número 31, una mujer que podría haber contagiado a miles de personas en la ciudad de Daegu y en la capital surcoreana, Seúl. 

Qué es un 'super-spreader'

¿Pero cómo es posible? Antes de nada, es preciso hablar del termino usado en medicina como super-spreader (supercontagiador). Se define como un "organismo inusualmente contagioso infectado con una enfermedad". Dicho de un modo más sencillo: tiene muchas más probabilidades de infectar a otros que un infectado típico. Y esto, evidentemente, hace levantar las alarmas en epidemiología, pues las razones para que esto suceda aún se desconocen.

La iglesia Shincheonji

No está claro el punto en el que la paciente 31 contrajo el virus. Los días previos a su diagnóstico, viajó a lugares como Daegu y Seúl. Según los reportes locales, el 6 de febrero tuvo un pequeño accidente en Daegu, que la llevó al hospital. Entonces, durante su ingreso, asistió a los servicios de la Iglesia Shincheonji de Jesús, el 9 de febrero y luego el día 16. 

Mientras, el 15 de febrero, los médicos le instaron a hacerse un análisis para detectar el coronavirus, ya que tenía fiebre alta. La mujer se negó y se fue a comer junto a un amigo al buffet de un hotel. En una entrevista con el medio local JoongAng Ilbo, la paciente niega que le propusieran hacerse el test del coronavirus. 

Sus síntomas siguieron empeorando hasta que el día 17 de febrero fue a otro hospital a hacerse la prueba. Veinticuatro hora más tarde, las autoridades surcoreanas anunciaron que ella era el caso 31 confirmado del país. Número que en cuestión de días se disparó. La clave eran cientos de positivos en la Iglesia Shincheonji y sus alrededores. 

Los KCDC dijeron que trataban con una lista de 9.300 personas que habían asistido a los servicios religiosos de esa iglesia, de los cuales unas 1.200 personas presentaban síntomas. 

El otro grupo: el hospital próximo a Daegu

Otro foco importante se localiza en el hospital de Cheongdo, un condado cerca de Daegu. Las autoridades surcoreanas investigan los vínculos entre la iglesia y el servicio funerario del hospital, al que asistieron varios miembros de la parroquia.

Si esto se confirma, la paciente 31 podría estar vinculada a ambos grupos. Entre Daegu y el condado de Cheongdo representan el 80% de los casos de todo el país. 

Otros supercontagiadores

Los supercontagiadores fueron una parte crucial en el brote de otras enfermedades que ya forman parte de la historia de la medicina como son el ya citado SARS, el MERS (el 'síndrome respiratorio del Medio Oriente') o la fiebre tifoidea. 

Quizás el caso más conocido es el de Mary Mallon, conocida como Typhoid Mary, natural de la ciudad de Nueva York y que contagió la fiebre tifoidea a nada menos que 51 personas desde 1902 a 1909. O el del Sr. N. the Milker, de Flokstone, Inglaterra, que infectó a más de 200 personas durante 14 años.

Ambos trabajaban en el servicio de alimentos hasta que frenaron su actividad laboral, tras las exigencias de los sanitarios. Sin embargo, ella volvió a cocinar y causó nuevos brotes. Fue puesta de nuevo en cuarentena.

En 2003, un médico chino propagó el SARS a cuatro países diferentes. Y más tarde, en 2015, un único paciente de un hospital en Corea del Sur infectó a 82 personas.

El caso es que cuando se detectó el primer supercontagiador del Covid-19, un epidemiólogo explicó a la CNN que esto indicaba que "el virus puede propagarse con cierta facilidad". Tres meses más tarde, los datos hablan por sí solos. 

Mostrar comentarios