Domingo, 08.12.2019 - 02:54 h
Las barreras del control migratorio

Neil Young y su odisea para ser ciudadano de EEUU por el veto de Trump al cannabis

El cantante canadiense critica que la Administración la haya pedido pasar otra prueba de ciudadanía debido a su "consumo de marihuana".

El cantante Neil Young, durante un concierto
Neil Young y su odisea para ser ciudadano de EEUU por el veto de Trump al cannabis. / EFE

Aunque nunca ha sido uno de los mayores prototipos del músico adicto a las drogas, Neil Young jamás ha ocultado su relación con estupefacientes como la marihuana. Algo que podría haber pasado a la historia como una línea anecdótica en su biografía, pero que ha desencadenado un incidente notorio con la Administración Trump. El cantante canadiense, que lleva un tiempo tramitando su condición de ciudadano de EEUU, ha visto cómo el proceso se ha dilatado... precisamente por culpa de su consumo de marihuana. Y eso que no se trata de una noticia reciente, ya que su relación con las drogas es bien conocida desde hace medio siglo.

Probablemente, los fanáticos de Neil Young no lo consideren el disco más brillante de su carrera, pero 'After the Gold Rush' (1971) es una de las obras más personales del genial autor canadiense. En temas como 'Tell Me Why' 'Don't Let It Bring You Down', 'Only Love Can Break Your Heart', 'When You Dance I Can Really Love', o la canción que da nombre aquel disco, 'After the Gold Rush', Young creó letras entre lo onírico y lo biográfico, tocando temas como las drogas, las relaciones interpersonales y la preocupación ambiental propia de la contracultura americana.

Sin embargo, ahora, en 2019, cuando la marihuana ya es legal en más de una decena de estados en EEUU, Neil Young se enfrenta un retraso en su solicitud de ciudadanía, después de haber respondido con la verdad a una pregunta sobre su consumo de marihuana, tal y como apunta 'The Guardian': en una carta dirigida a sus fans y publicada en su web, el compositor canadiense explica que ya ha pasado la prueba para obtener la ciudadanía estadounidense, pero que le han convocado a otra vista "debido a mi consumo de marihuana y a que algunas personas que fuman pueden tener un problema [de adicción]".

Cambio de política sobre la marihuana

Se trata de una de las consecuencias de las últimas políticas migratorias aprobadas por la Administración Trump: el pasado mes de abril, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EEUU [el organismo encargado de tramitar las solicitudes], añadieron una polémica medida propuesta meses antes por Jeff Sessions, cuando ejercía como fiscal general. La norma en cuestión establece que "un solicitante que esté involucrado en ciertas actividades relacionadas con la marihuana puede carecer de GMC ]buen carácter moral]; si se descubre, habrá violado la ley federal, incluso si dicha actividad no es ilegal según el estado de las leyes extranjeras aplicables".

Se trata de una cruzada particular de la Administración Trump contra la tendencia generalizada en el país, cuyos estados llevan años permitiendo progresivamente el consumo de marihuana (medicinal en unos casos, recreativa en otros). De hecho, la cuestión de la marihuana terapéutica es casi una obsesión de Sessions, quien ha apoyado la derogación de la enmienda Rohrabacher-Farr (para que el departamento de justicia pueda procesar a los proveedores de marihuana medicinal).

La cuestión moral de las drogas que imprime Sessions a su directriz recuerda tanto al macartismo más duro de mediados del siglo XX que algunos incluso lo comparan con la 'caza de brujas' ideológica llevada a cabo entonces contra cualquier práctica asociada al comunismo. Quizás por ello (y con algo de sorna), Young escribe en la carta dirigida a sus fans: "Sinceramente, espero haber exhibido un buen carácter moral y poder votar en conciencia a Donald Trump y sus otros candidatos estadounidenses, (aún sin nombrar)".

Young, afincado en Los Ángeles, es uno de los mayores críticos de Trump, especialmente en lo que a política migratoria se refiere. De hecho, el pasado octubre explicaba a 'LA Times': "Todavía soy canadiense; no hay nada que pueda quitarme eso. Pero yo vivo aquí abajo, pago impuestos aquí abajo, mi hermosa familia está aquí abajo, todos son estadounidenses, así que quiero dar mi opinión" sobre la política estadounidense... De momento, ha quedado bastante clara al prohibir al presidente de EEUU que utilice su canción 'Rockin' In a Free World' en sus actos políticos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING