Lunes, 22.07.2019 - 23:25 h
Un estadounidense de 56 años

Nueva muerte en un hotel de lujo en República Dominicana: van 10 en un año

Un turista fallece después de sufrir graves problemas respiratorios tras consumir bebidas. Ya han muerto al menos diez estadounidenses en un año.

Un hotel de República Dominicana
Un hotel de República Dominicana. / Pixabay

Nuevo caso en las misteriosas muertes de turistas en hoteles de República Dominicana. Un estadounidense de 56 años falleció el 17 de junio después de sufrir graves problemas respiratorios tras consumir bebidas, aunque la causa de su muerte no ha sido confirmada, según informa el Departamento de Estado de EEUU. Con el fallecimiento de Vittorio Caruso, dueño de una pizzería en Long Island, el número de estadounidenses muertos en el país caribeño o después de visitarlo asciende a diez en un año

Caruso se encontraba de vacaciones en un resort de Boca Chica, en Santo Domingo. "Supimos que lo llevaron en ambulancia al hospital por graves problemas respiratorios después de haber bebido algo. Nos dijeron que no estaba respondiendo a ningún medicamento y murió", declaró la cuñada de Caruso, Lisa María, a la cadena Fox News. "Honestamente, no sé exactamente lo que pasó, ya que la gente de allí nos ha contado historias contradictorias", agregó.

Caruso había viajado solo a República Dominicana desde Glen Cove, Nueva York, y debía regresar el 27 de junio. Su familia asegura que se encontraba en perfectas condiciones de salud. "Fue un absoluto shock para nosotros porque Vittorio no estaba enfermo", aseguró su cuñada.

Durante el último año al menos 10 estadounidenses han muerto en República Dominicana -que recibe anualmente alrededor de 2,7 millones de turistas de EEUU- y docenas más han contraído enfermedades, lo que ha puesto en duda la seguridad de los turistas en uno de los países con menor índice de violencia de Latinoamérica. A las investigaciones se ha sumado el FBI, mientras que medios estadounidenses sostienen que las muertes podrían estar relacionadas con el consumo de alcohol adulterado.

Según una encuesta de la American Society of Travel Advisors (ASTA), casi el 60% de las agencias de viaje han cancelado las reservas de sus clientes para viajar al país caribeño en la última semana. "Estamos desarrollando un estudio... los primeros datos indican que la demanda se ha reducido pero la cuestión de cuánto durará esta caída depende del Gobierno de la República Dominicana y del resultado de la investigación del FBI", declara Zane Kirby, presidente de ASTA, a la CNBC. 

Los casos

La primera muerte de 2019 se ha dado a conocer también esta semana. Se trata de Jerry Curran, un agente de policía jubilado de 78 años que murió en enero en el Dreams Resort de Punta Cana. A los tres días de llegar al país, Curran comenzó a vomitar y perdió la consciencia. Falleció unas horas después en el hospital a causa de un edema pulmonar, según las autoridades. "Se fue sano a República Dominicana y nunca regresó. Mi padre era un hombre sano, que se cuidaba mucho (...), entonces escuché las historias de otras personas", declaró a medios estadounidenses la hija del fallecido, Kellie Brown.

La primera víctima estadounidense fue Yvette Monique Sport, de 51 años, de Glenside, Pensilvania, que murió en junio de 2018 en un hotel de Bahía Príncipe, en Punta Cana, después de consumir bebidas del minibar. Un mes más tarde, falleció el turista David Harrison en el Hard Rock Hotel and Casino de la misma ciudad.

El pasado mes de abril murieron John Corcoran tras sufrir un ataque al corazón, y Robert Bell Wallace, de 67 años, de California, que pasó cuatro días internado en un hospital. Ya en mayo, Miranda Schaup-Werner, de 41 años y oriunda de Pensilvania, murió horas después de consumir una bebida del minibar del Hotel Bahía Príncipe en La Romana. A su fallecimiento se sumaron después las muertes de Cynthia Day, de 49 años, y Nathaniel Holmes, de 63, de Maryland, que fueron encontrados sin vida en sus habitaciones de hotel.

Este junio, además de la muerte de Caruso se registraron las de Leyla Cox, de 53 años, de Staten Island, que fue encontrada muerta en su habitación de hotel, y Joseph Allen, de 55 años, de Nueva Jersey, que murió en el hotel Terra Linda, en Sosúa.

Ahora en Portada 

Comentarios