355 en el último día

El nuevo confinamiento no evita que el Reino Unido supere los 60.000 muertos

Han habido protestas en el centro de Londres, donde 104 personas han sido detenidas por violar las medidas impuestas el jueves, y en Manchester, protagonizada por estudiantes.

Boris Johnson, Reino Unido
Boris Johnson, primer ministro, confinó el país cuando alcanzó el millón de contagios.
DPA vía Europa Press

Reino Unido ha superado este viernes el umbral de los 60.000 fallecidos por COVID-19 en medio del nuevo confinamiento impuesto por el Gobierno británico desde este jueves. En concreto, el Ministerio de Salud del país ha registrado un total de 60.051 víctimas mortales debido a la enfermedad, 355 más registrados durante esta jornada. Los fallecimientos en Reino Unido se han incrementado sustancialmente en los últimos días, rozando los 500 el pasado miércoles.

Además, las autoridades sanitarias británicas han confirmado otros 23.287 nuevos positivos en las últimas 24 horas, una cifra que está en la línea de las registradas durante la semana, que han elevado el cómputo global de Reino Unido hasta las 1.146.484 personas contagiadas. Por su parte, 1.525 personas han tenido que ser ingresadas en hospitales debido a la COVID-19 este viernes. Hasta ahora, 12.999 personas están hospitalizadas, 1.181 de ellos con respiración mecánica.

En este confinamiento continúan funcionando los colegios, institutos y universidades, mientras que los sectores que no pueden teletrabajar, como construcción o industria, pueden seguir manteniendo su actividad, según anunció el primer ministro británico Boris Johnson. Según reiteró este martes, estará en vigor hasta el 2 de diciembre. Los pubs, bares y restaurantes deberán cerrar, aunque podrán ofrecer productos para llevar o a domicilio. Los comercios no esenciales, peluquerías, centros de ocio y entretenimiento también permanecerán cerrados.

Mientras, la Policía Metropolitana de Londres ha informado de que las protestas celebradas anoche contra las restricciones impuestas en el marco de la pandemia en el centro de Londres se saldaron con 104 detenidos. En un comunicado, la Policía londinense ha explicado que la mayoría de los arrestos se produjeron por violar las restricciones. "Nuestra mayor prioridad (...) ha sido mantener a los londinenses a salvo", ha explicado la comandante Jane Connors, que lideró la operación del jueves.

"Llevamos ocho meses en esta pandemia y, francamente, no puede haber excusa para que la gente viole las regulaciones que están para prevenir la propagación de la COVID-19 peligrosamente", ha añadido, asegurando que los detenidos "se enfrentarán a las consecuencias de sus acciones". Los manifestantes salieron a las calles de la capital británica para reclamar "libertad". También se registraron protestas en Mánchester, protagonizadas por estudiantes descontentos con el confinamiento.

Mostrar comentarios