Sábado, 16.11.2019 - 03:00 h
600 ya se han entregado

La oferta de Duterte: un millón de pesos por capturar reclusos "vivos o muertos"

El presidente de Filipinas ha ofrecido una recompensa por entregar a los casi 2.000 presidiarios liberados por buena conducta en 2014

Rodrigo Duterte
La oferta de Duterte: un millón de pesos por capturar reclusos "vivos o muertos" / Europa Press

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ofrece una recompensa de un millón de pesos para quien entregue "vivos o muertos" a los casi 2.000 presos que fueron puestos en libertad por buena conducta a raíz de la entrada en vigor en 2014 de una polémica ley que favorecía estas excarcelaciones. El mandatario impuso un plazo de quince días para que los delincuentes se entregasen por su propio pie antes de ser tratados como fugitivos, oferta a la que solo han respondido seiscientos de ellos.

Hace cinco años, el Gobierno filipino puso liberó a 1.900 reclusos que demostraron una buena conducta en prisión, como beneficio penitenciario. La acción alertó a la población el pasado mes de agosto, cuando se difundió la inminente salida de la cárcel de un ex alcalde condenado por violar y matar a una estudiante universitaria y su novio en 1993 y de tres hombres condenados por violar y matar a dos hermanas en 1997, dos casos que conmocionaron al país.

A raíz de las quejas, el pasado 4 de septiembre el líder filipino dio un plazo de una quincena a los excarcelados para que se entregaran, medida a la que solo han respondido unos seiscientos, de acuerdo con el Departamento de Justicia. La siguiente estrategia de Duterte ha sido ofrecer una recompensa valorada en 17.000 euros: "Hay una recompensa de un millón de pesos para todos aquellos que los capturen vivos o muertos, aunque quizá muertos sea una mejor opción (...) Os pagaré con una sonrisa", ha anunciado

La Policía ya ha puesto en marcha un operativo para localizar a los reos liberados que aún no se han entregado, mientras que las autoridades filipinas les han advertido de que, una vez superado el 19 de septiembre, momento en que se agota el plazo de Duterte, serán tratados como fugitivos. Por su parte, el presidente llegó a despedir al jefe del servicio penitenciario por desobedecer su orden de detener inmediatamente las excarcelaciones de los presos beneficiados por dicha ley.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios