Martes, 17.09.2019 - 07:44 h
En 2003 se registraron 44,1 grados

Ola de calor: récord de 44,3 grados en Francia, obligada a activar 'París Central'

El país registra las temperaturas más altas de su historia y la capital decide restringir el tráfico en toda la ciudad, no solo el centro.

Una mujer se baña frente a la Torre Eiffel
Una mujer se baña frente a la Torre Eiffel. / EFE

Francia alcanzó este viernes su récord absoluto de altas temperaturas con los 44,3 grados centígrados registrados en Carpentras, localidad del sur del país que se encuentra bajo la alerta roja. Una situación extrema que ha obligado a que París restrinja el tráfico a todo tipo de vehículos en toda la ciudad, no solo en el centro. Esta medida, que podría llamarse 'París Central', se lleva a cabo precisamente la semana en la Madrid va a anular la restricción de vehículos en la almendra central.

Esos 44,3 grados de Carpentras fueron detectados por la agencia meteorológica Méteo France a las 13.48 hora local (11.48 GMT), por lo que no se descarta batir nuevas máximas conforme avance el día. El récord precedente tuvo lugar el 12 de agosto de 2003, fecha en la que en el departamento meridional de Gard se llegó a los 44,1 grados, en el marco de una ola de calor que dejó cerca de 15.000 muertos.

Este nuevo episodio está considerado por las autoridades "excepcional" por su intensidad y por su precocidad para un mes de junio.

Los servicios meteorológicos franceses anunciaron este jueves la activación por primera vez en el país de una alerta roja por calor en cuatro departamentos del sureste, incluido el de Vaucluse, en el que se encuentra Carpentras, en los que podría llegarse a los 45 grados.

La ola de calor llevó este viernes a que 4.000 escuelas hayan debido cerrar o variar su funcionamiento para una acogida de los alumnos "adaptada o de urgencia", según indicó el primer ministro, Édouard Philippe.

El calor y las altas presiones han provocado igualmente que la contaminación haya alcanzado niveles elevados en muchas ciudades francesas, ante los cuales han entrado en vigor medidas de restricción circulatoria en París, Lyon, Marsella, Estrasburgo, Grenoble y Annecy.

La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, hizo un llamamiento este viernes para que toda la población, no solo los colectivos más vulnerables, extremen las precauciones, aunque recordó que, respecto a 2003, el país está "extremadamente bien preparado" para afrontar esta canícula.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios