Jueves, 05.12.2019 - 14:10 h

Wukan, el primer pueblo rebelde chino, tomado por la policía

Las autoridades detienen al alcalde y a numerosos vecinos de Wukan, la aldea convertida en símbolo demócratico al celebrar unas elecciones limpias hace cinco años.

Desde el Gobierno de Pekín aseguran que el acalde, Lin Zuluan, está acusado de corrupción, pero los vecinos creen que lo han detenido por impulsar la compensación justa por las tierras de los campesinos.

La policía toma la el pueblo democrático de Wukan para poner fin a las protestas

Wukan, una pequeña aldea de pescadores y campesinos de 13.000 habitantes, situada en la provincia oriental de Guangdong (antigua Cantón) está en el foco mediático después de que la policía allanara las viviendas para poner fin a las protestas que se desarrollan desde hace días por el encarcelamiento de único líder elegido democrático en China hace cinco años.

Las redes sociales se han convertido en el altavoz de la población de esta aldea. Varios vídeos muestran enfrentamientos con la policía que utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes que lanzaban piedras contra ellos.#烏坎 pic.twitter.com/ZlrmnTPWJT— 王荔蕻 (@wlh8964) 13 de septiembre de 2016

Hace cinco años, las autoridades de Pekín permitieron al pueblo elegir a su gobernante después de una serie de protestas en 2011 que se iniciaron porque funcionarios del gobierno comenzaron a confiscar y vender tierras de los habitantes del pueblo. Lin Zuluan fue elegido y se convirtió en el defensor de lo vecinos.

Ahora, el alcalde, elegido democráticamente, Lin Zuluan, ha sido condenado a tres años de cárcel, acusado de corrupción. Pero, algunos críticos con el gobierno central creen que detrás de esta decisión estaría su llamamiento a nuevas protestas exigiendo que los vecinos de este pueblo en la provincia de Guangdong recibieran compensaciones justas por sus tierras perdidas, un problema sin resolverse desde 2011, cuando Lin accedió al poder.

En una confesión difundida por las autoridades, Zuluan, de 72 años, dijo que aceptó el dinero a cambio de contratos públicos. Una confesión que no creen muchos de sus vecinos ya que guarda similitudes por ejemplo con la confesión de los libreros desaparecidos en Hong Kong hace unos meses. Las confesiones se ha vuelto demasiado comunes y pocos se las creen ya.

Los habitantes de Wukan han enviando imágenes de vídeo a los medios que parecen mostrar allanamientos y arrestos. En uno de ellos, se ve un hombre subyugado en el suelo por un policía en uniforme antimotines, otros muestran a vecinos ensangrentados mientras que algunos manifestantes arrojan ladrillos y botellas.#烏坎老伯 政漫
一名老村民攜石油氣罐坐在防暴警前的照片…巴丟草就將這化成漫畫贈予依舊團結、堅持抗爭的烏坎人。
#港人 關注 #巴丟草#烏坎 映射香港未來https://t.co/043izl6CMM@badiucaopic.twitter.com/1LXOkm55WU— D lau (@dlachina_lau) 14 de septiembre de 2016

90.000 manifestaciones al año en China

En China tienen lugar  unos  90.000 incidentes de masas -calificación que reciben las protestas o disturbios sociales-  cada año, según según un amplio estudio realizado en 2011 por el Instituto de Desarrollo Rural (Landesa) y la Universidad de Michigan, ambos de Estados Unidos, y la Universidad Renmin de China.  De ellos, dos tercios son por conflictos sobre apropiaciones de tierras agrícolas para la construcción. Se cree que unas cuatro millones de personas, de media, pierden sus tierras por la expropiación gubernamental cada año.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING