Domingo, 17.12.2017 - 18:21 h
Peligra el proceso de paz

Primera consecuencia de la decisión de Trump: Hamás llama a otra intifada

La organización islámica palestina considera el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí por parte de EEUU  como "una declaración de guerra".

El jefe político del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye
Ismail Haniye, jefe del movimiento Hamas

La decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la embajada ha provocado la condena unánime de los países de la región, que alertan de las posibles consecuencias y advierten de que echa por tierra el proceso de paz. La reacción de Hamás, el grupo islamista palestino que controla la Franja de Gaza desde 2007, no se ha hecho esperar y ha llamado este jueves a un nuevo levantamiento contra Israel.

"Deberíamos llamar y deberíamos trabajar en el lanzamiento de una 'intifada' frente al enemigo sionista", ha sostenido el líder de Hamás, Ismail Haniyé, en un discurso pronunciado en la Ciudad de Gaza. "Debemos tomar decisiones y construir una nueva estrategia para afrontar el nuevo complot contra Palestina", ha dicho, defendiendo que "la Autoridad Palestina debe ser lo suficientemente valiente para deshacerse de los Acuerdos de Oslo y las condiciones arbitrarias para los palestinos en estos acuerdos".

Asimismo, "ante estos retos", Haniyé ha reiterado su postura de que "no habrá reconocimiento de la legitimación de la ocupación en la tierra de Palestina", según informa el diario 'Haaretz'.

"El único modo de tratar con la política sionista, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, es propagando una nueva 'intifada' contra la ocupación y dando la bienvenida a la resistencia a esta ocupación", ha agregado, empleando el término árabe de levantamiento.

Asimismo, ha considerado que el anuncio de Trump sobre Jerusalén constituye "una declaración de guerra" contra "el diamante de la corona palestina" y ha advertido de que quienes creen que los palestinos se reconciliarán con la nueva política declarada por Estados Unidos se engañan a sí mismos.

Refuerzo militar en Cisjordania

Tras evaluar la situación después del anuncio de Trump, el Estado Mayor israelí ha decidido reforzar los efectivos en varios batallones desplegados en Cisjordania. Según informa el diario Jerusalem Post, el Ejército israelí ha decidido también acelerar la recogida de información de Inteligencia en Cisjordania, por temor a que pueda producirse un estallido de violencia en respuesta a la decisión estadounidense. Además, se ha puesto a tropas en alerta por si fuera necesario su despliegue.

Pero mientras países como Arabia Saudí, que ha condenado la "irresponsable" postura de la Administración estadounidense, o Turquía, que no entiende "qué tipo de decisión es esta" y considera que Trump está "lanzando esta región a un anillo de fuego", el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró el anuncio como "un día histórico".

"La decisión del presidente es un paso importante para la paz porque no hay paz que no incluya Jerusalén como capital del Estado de Israel", declaró Netanyahu en un comunicado difundido minutos después del discurso de Trump.

"Estamos profundamente agradecidos al presidente por su justa y valiente decisión", añadió, e instó a todos los países que se unan a EEUU para reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladen sus legaciones diplomáticas, que ahora se encuentran en Tel Aviv y alrededores.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios