Lunes, 20.11.2017 - 13:17 h

Beber un vaso de leche es un lujo en tiempos de crisis en Venezuela

Manuel Ángel Redondo, un conocido locutor venezolano, protagoniza el documental Viviendo Al Mínimo que refleja la situación alimentaria por la que están pasando los venezolanos.

“La alimentación de los venezolanos ha sufrido grandes cambios en los últimos cuatro años. Comemos distinto”, reconoce en una entrevista.

El protagonista de Viviendo Al Mínimo: “Beber un vaso de leche es un lujo en Venezuela”

Escasez y desabastecimiento son dos de los dramas a los que se enfrentan día a día los venezolanos. Con un salario mínimo que ha subido cuatro veces este año y una inflación de dos dígitos, los venezolanos se han convertido en maestros de la calculadora para poder vivir. Comer en Venezuela ganando un sueldo mínimo es un reto y, precisamente de eso trata el desafío de un joven locutor de Venezuela  que quiso vivir con el salario mínimo durante 7 días.

La Informacion.com habla con Manuel Ángel Redondo,  protagonista  del documental Viviendo al mínimo  en el que se pone como meta sobrevivir una semana con 7.850 bolívares.  Redondo muestra las dificultades para conseguir cierto tipo de alimentos, para los que hizo cola. Muestra la inseguridad en las calles y sobrevive, aunque le roban su teléfono. Pasa hambre y lleva  una alimentación pobre, sin cubrir todos lo nutrientes necesarios para tener una vida sana. 

Puedes sobrevivir con el sueldo mínimo pero sin tomar alimentos de primera necesidad como leche, carne, pollo o harina. La alimentación de los venezolanos ha sufrido grandes cambios en los últimos cuatro años. Comemos distinto. Tomar un vaso de leche con cereales como cuando eras pequeño es un lujo porque no se encuentra en los supermercados”, cuenta a este medio en una entrevista telefónica.

El locutor se propuso comer durante siete días alimentos que pudiera adquirir con 7.850 bolívares, la cantidad equivalente a una semana de sueldo mínimo integral vigente en julio (33.636 bolívares para el mes en el que se grabó el material). La precaria situación que vive Venezuela no es algo ajeno. A diario, se ven en redes sociales y en los medios de comunicación las aventuras que tienen que hacer los venezolanos para sobrevivir al colapso de su economía.

“El hecho de que Maduro haya subido el salario mínimo cuatro veces en el último año demuestra que la distorsión de la economía y la galopante inflación en el país es un infierno para los que vivimos aquí”, señala.

Yuca, sardina y mango fueron los alimentos que tomó durante toda una semana. “Pese a no pasar hambre, no eran platos nutritivos”, cuenta. Además, “comí a deshoras porque tenía que recorrer la ciudad para conseguir los productos”, reconoce. A la mitad de la semana su cuerpo y su mente empezaron a notar los efectos de la monotonía, de comer todos los días lo mismo. A veces, incluso prefería no comer, que volver a tomar otro mango, explica.

Al igual que muchos de sus compatriotas, Redondo se las ingeniaba para llevarse algo a la boca. “Aprendí a  aprovechar la comida con ingenio”. Carne mechada hecha con tiras de concha de plátano, mantequilla a base de zanahoria o un tirachinas para disparar a los mangos para que cayesen del árbol fueron algunas de las pericias que le resolvieron su dieta durante los siete días que vivió con el salario mínimo.El 31 por ciento de los venezolanos come menos tres veces al día 

El documental narra una triste realidad en Venezuela. Según el Venebarómetro, el 90 por ciento de los venezolanos dice que compra menos alimentos y el 31 por ciento asegura comer menos de tres veces al día. Además, otra encuesta de Encovi señala que para el 15 por ciento su alimentación monótona o deficiente. Muchos venezolanos creen que el país vive una emergencia alimentaria que el gobierno niega.

Recientemente Nicolás Maduro señaló que en Venezuela no hay hambre, “pasamos un momento difícil pero el pueblo tiene acceso a sus bienes”. Ante esta declaración, el locutor Manuel Ángel Redondo contesta que el presidente “carece de lógica”. Basta con echar un ojo a los datos y las llamada de auxilio de los venezolanos a través de todos los canales. Para Redondo, comunicador y comediante de 26 años, la solución a esta crisis pasa porque el gobierno de Nicolás Maduro la reconozca y “acepte la ayuda privada e internacional”. La que fuera una de las ciudades más hermosas de América Latina es una bomba de relojería a punto de estallar.¿Cuánto es el salario mínimo en dólares o euros?

Para llevar el salario mínimo de Venezuela a dólares o euros, entramos en el debate del tipo de cambio que habría que utilizar para ese cálculo. Dado que en el país existen dos tipos de cambio oficiales y uno no oficial que tiene un gran poder en la fijación de precios en la economía; habría que realizar una ponderación del tipo de cambio aplicada en la canasta de consumo típica.

Si la tasa que rige el ingreso es la protegida de Bs. 10/USD, entonces es la misma que nos permite calcular el precio en dólares de algunos alimentos. Algunos casos emblemáticos recogidos en la Patilla, son estos.

1Kg Carne de primera: Bs. 3.000 = 300 USD

1Kg de Pollo entero: Bs. 1.600 =160 USD

1 Docena de huevos: Bs. 900 =90 USD

1 Pan canilla: Bs. 250 = 25USD

1 Kg Café (el único que se consigue)= Bs. 2800 =280USD.

1Kg de queso duro: Bs. 3200= 320USD

Ahora en portada

Comentarios