Viernes, 21.02.2020 - 18:42 h
En vuelos y hoteles

Sri Lanka, un paraíso en rebajas: precios por los suelos por culpa del terrorismo

Nueve meses después de los atentados que costaron la vida a 300 personas, el turismo en la antigua isla de Ceilán ha caído un 18% en 2019.

una playa en Sri Lanka
Sri Lanka, un paraíso en rebajas: precios por los suelos por culpa del terrorismo. / Pixabay

Túnez tardó unos tres años en recuperar su masa de turistas tras la oleada de ataques terroristas sufrida en 2015. Una situación que podría trasladarse a Sri Lanka, donde el pasado abril una serie de atentados causaron casi 300 muertos y que nueve meses después ha perdido el 18% del turismo, con 1,9 millones de visitantes. Por eso, para evitar que la situación se convierta en una auténtica catástrofe económica para el país, tanto aerolíneas como el sector hotelero han abierto una temporada de 'rebajas' sin precedentes, con vuelos de ida y vuelta por menos de 500 euros desde España o una semana entera en una villa de lujo por 105 euros en total.

Durante los ataques de Semana Santa murieron 269 personas, de los cuales se calcula que alrededor de 40 fallecidos y 19 de los heridos eran turistas extranjeros de distintas nacionalidades. En el mes inmediatamente posterior, el turismo cayó un 70%, pasando de 166.975 visitantes a 37.802. A partir de ese momento, todos los meses de 2019 registraron descensos, que se fueron moderando hasta el 4,5% de turistas que perdió en diciembre respecto al año anterior. El problema es que la tendencia previa a los atentados era realmente positiva y en los primeros meses de 2019 se registraba un incremento cercano al 3% en el número de visitas.

Históricamente, el turismo siempre ha jugado un papel secundario en Sri Lanka, que vivió una cruenta guerra civil desde 1983 hasta 2009, y que en 2004 se vio afectado por el devastador tsunami originado en el Índico en 2004 y que le costó la vida a más 35.000 personas en la isla -el segundo país más afectado por detrás de Indonesia, con 135.000 muertos-. Pero, desde entonces, el sector se ha disparado hasta situar a la isla como uno de los principales destinos vacacionales de quienes viven en el sudeste asiático... y en Europa. Para hacerse una idea: en los últimos 15 años, los ingresos por el turismo se han quintuplicado en la isla.

Por eso, los atentados de 2019 en Sri Lanka supusieron un freno inesperado a un modelo en plena expansión, a pesar de que los daños al sector turístico aún no son cuantificables del todo. De hecho, estos datos macroeconómicos podrían no reflejar con precisión el drama real que vive, especialmente, la industria de servicios, debido a que no muestra las pérdidas económicas del sector durante el último período comparado con 2018. Sin embargo, se calcula que pueden ser enormes, a tenor del número de cancelaciones registradas por los hoteles y resorts de Sri Lanka en los últimos nueve meses.

Hoteles de cinco estrellas a precio de tres estrellas

Por eso, la baja demanda del país como destino turístico está provocando una auténtica guerra de precios: las aerolíneas ofrecen vuelos de ida y vuelta realmente económicos (por 500 euros desde España, según Skyscanner); a la vez, alojamientos de cinco estrellas están ofreciendo tarifas de tres estrellas en un intento desesperado por atraer visitantes, y esto, en consecuencia, podría asfixiar a los eslabones medios y bajos del sector.

Por ejemplo, habitaciones de unos 380 euros la noche en uno de los hoteles más lujosos del país, tienen ofertas estos días de suites, con desayuno incluido, por 88 euros la noche, presionando a las categorías inferiores a ofrecerse a la mitad de esos precios frente a una evidente escasez de turistas. Otro ejemplo son las villas: tradicionalmente de lo más caro de Sri Lanka, ahora se ofertan a precios de ganga, como esta enorme y lujosa casa para 10 personas en plena jungla y a 15 minutos del parque nacional Udawalawe, disponible por 105 euros a la semana en total.

De ahí que las autoridades hayan tomado cartas en el asunto: el presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, ha ordenado el desarrollo de un plan de promoción para el país y el repunte del turismo en los próximos cinco años. Su objetivo es conseguir reflotar el turismo llegando a la cifra de 10.000 millones de dólares en ingresos de cara a 2025.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING