Martes, 19.11.2019 - 08:24 h

China y Rusia, una fuerte alianza que llena de temores a la OTAN

¿El objetivo de Rusia y China? Destronar a Estados Unidos de su posición de liderazgo en el mundo. El aumento del gasto en armamento y las pruebas de misiles provocan el temor de la OTAN.

Ambos países libran una guerra cibernética en todo el mundo, obstruir el proceso de toma de decisiones de la ONU. ¿Quiere Putin reconstruir un imperio militar ruso?

La escala de la flota rusa en Ceuta desata el malestar en la OTAN y los aliados

Después de experimentar muchos altibajos en su relación, China y Rusia han forjado una alianza estratégica cada vez más potente en el Siglo XXI. Mientras tanto, Estados Unidos y Europa están siguiendo de cerca los dos grandes vecinos en caso de caso de la creación de su propio "eje" de influencia antioccidental, desvelael analista de Valdai Club,  Fu Ying

¿El objetivo? Destronar a Estados Unidos de su posición de liderazgo en el mundo y, posteriormente, la conformación de un nuevo orden mundial. Un artículo publicado en la página web Business Insider basada en EE.UU., incluso propuso nueve formas en que China y Rusia podrían socavar los Estados Unidos.
Entre ellas se encuentran un aumento de las fuerzas militares, nucleares, las reivindicaciones territoriales, el apoyo de los "regímenes hostiles" económica y militarmente a Occidente.

Además, ambos países libran una guerra cibernética en todo el mundo,, obstruir el proceso de toma de decisiones de la ONU... quien observe la actualidad puede tener claro que estos puntos son una realidad geopolítica hoy.

A lo largo de la historia, la formación de alianzas era a menudo una forma de crear un bloques de poder, permitiendo que los estados débiles se fusionaran y maniobraran para sobrevivir. Desde el punto de vista de China, una alianza tradicional es probable que se componga de cuatro características principales.

En primer lugar, sería otorgar a los miembros la capacidad de hacer frente a las amenazas externas en situaciones especiales. En segundo lugar, a menudo hay una disparidad entre las capacidades de cada miembro, lo que resulta en la subordinación del componente más débil.

En tercer lugar, una alianza se forma a menudo a costa de los intereses de una o más partes involucradas. En cuarto lugar, la mayoría de las alianzas no están escritas en piedra, y son, por tanto, insostenible cuando se cumplan los cambios de la situación o los objetivos de la colaboración. Y China hoy sabe manejarse por el mundo. 

La OTAN está fortaleciendo su presencia cerca de las fronteras rusas y promoviendo medidas que le permitirán desplazar sin obstáculos sus tropas en Europa. "Son preparativos de guerra", afirma el experto en relaciones internacionales, Peter Korzun, en un reciente artículo publicado por el Centro de Estudios sobre la Globalización de Montreal (Canadá). La frase suena fuerte y es probable que resulte exagerada, pero a juicio de este experto.

La alianza atlántica aspira "acabar con las restricciones de movimientos de tropas de las fuerzas y equipos de la OTAN en toda Europa", explica el autor. En sus palabras, una especie de "espacio Schengen militar" en suelo continental. La posibilidad de que soldados y armas del bloque crucen las fronteras nacionales sin pedir permiso alguno "socavará la soberanía de los Estados miembros", advierte Korzun.La carrera armamentística no frena

Korzun asevera que el despliegue de las tropas estadounidenses en Noruega, "un país que tiene 200 kilómetros de frontera común con Rusia, (...) cumpliría un deseo de Estados Unidos". Según el analista, "la única razón" para el despliegue de más de 300 efectivos de la Infantería de Marina estadounidense en Noruega es "preparar un ataque contra Rusia". Resulta excesivo, sí, pero es un mensaje que Rusia intenta transmitir.

El experto en relaciones internacionales precisa que las acciones hostiles de la alianza atlántica "reducen considerablemente la seguridad europea y las posibilidades de restaurar el diálogo entre la OTAN y Moscú". Korzun concluye que "el bloque hace todo lo posible para provocar una carrera armamentística que puede traer consecuencias imprevistas".

Lo que no dice el experto, publicitado en los medios afines a Rusia, es que ha sido este país el primero en saltarse las fronteras en el caso de Crimea. Y también el que destina cada vez más dinero a armarse y a probar misiles de más potencia. Puede que la OTAN tenga temores, pero parece que Rusia también da motivos para estar alerta.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING