Miércoles, 24.04.2019 - 08:46 h
Sucesos

La catedral de Notre Dame, en llamas: los bomberos logran salvar su estructura

El incendio comenzó en los andamios de las obras de restauración de la catedral y afectó al tejado. Macron dice que se ha evitado "lo peor".

La torre central no ha soportado el fuerte incendio en Notre Dame
La torre central no ha soportado el fuerte incendio en Notre Dame./ EFE

Catástrofe nacional.... y mundial. Los turistas que paseaban este lunes por la tarde a la orilla del Sena se estremecieron al comprobar que la catedral de Notre Dame estaba en llamas. Según informaron los bomberos de París, el incendio se ha iniciado en un andamio de las obras de restauración a las que está sometido el templo alrededor de las 18:50. A pesar de las gigantescas llamas y la gran columna de humo que se produjeron podían ser vistas desde casi todas las zonas de París, tan solo se registró un herido, uno de los miembros del cuerpo de bomberos sufrió graves heridas durante los trabajos de contención de las llamas.

La aguja central del monumento, de 96 metros de altura, colapsó presa de las llamas. La buena noticia ha llegado sobre las 23.00h, cuando los bomberos han comunicado que la estructura de la catedral, que también estaba en riesgo, se ha salvado del derrumbe. Algo que se ha logrado tras el trabajo de los bomberos, que han conseguido enfriar esta estructura con sus trabajos de extinción. "Está a salvo y preservada de la destrucción total", han señalado. Minutos después, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha admitido que "lo peor se ha evitado", pero ha apuntado que "la batalla todavía no se ha ganado totalmente". En un discurso desde la zona del desastre, Macron también ha querido lanzar un mensaje de optimismo, al asegurar que la catedral "la reconstruiremos todos juntos".

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, no tardó en reaccionar en Twitter y pidió a los parisinos respetar las labores de los bomberos de intentar sofocar un incendio. Las llamas se concentraron en la aguja central del templo, ya caída, que databa del siglo XIX y era obra de Viollet de Duc. Las imágenes mostraban que las llamas devoraron por completo la estructura del tejado de madera del templo. Uno de los sacerdotes de la catedral confirmó esto al asegurar que gran parte de la estructura del templo está gravemente dañada o completamente destruida. 

Con todo, autoridades, historiadores, conservadores de patrimonio y medios franceses calificaron el incendio como una "catástrofe nacional". Por parte de la UNESCO, la pérdida arquitectónica y artística es incalculable, a la vez que ofrecieron su ayuda para su futura restauración. Uno de los miembros de la organización para la conservación del patrimonio declaró en France24 que "hemos sido testigo de cómo se destruía la historia". La Fiscalía de París anunció al final de la tarde que ya había iniciado una investigación que aclarase los motivos del desastre.

La catedral, con 850 años de historia, albergaba gran cantidad de obras de arte que según el portavoz del monumento, André Finot, "se encuentran a salvo en la sacristía", por lo que "no deberían correr riesgo de quemarse". En la misma línea se pronunció el padre Fréderic, sacerdote de Notre Dame, quien aseguró que "todas las obras de arte" que albergaba la catedral estaban a a buen recaudo. El tesoro de la catedral, la Corona de Espinas o los Santos Sacramentos estuvieron lejos de las llamas que devoraron el monumento. Sin embargo,  algunos cuadros que colgaban de las paredes del templo no pudieron ser salvados y su destino fue arder en el incendio.

El ministro del Interior francés, Cristophe Castaner, anunció que se había desplegado "un dispositivo excepcional" en toda la zona con cerca de 400 bomberos que lucharon contra el fuego. La Île de la Cité, la isla donde se encuentra la catedral, tuvo que ser evacuada por completo. Para poder seguir el incendio, a ambos lados de la orilla del Sena y sobre los puentes que lo cruzan, se amontonaron miles de turistas y parisinos para ver horrorizados cómo se quemaba uno de los monumentos más icónicos de la ciudad.

Irónicamente, la catedral se sometía a obras de restauración ya que algunos factores como la contaminación creciente de París o el simple paso del tiempo, le estaban pasando factura. Estas obras, que tenían previsto reacondicionar el templo durante los próximos 10 años, fueron las que le costaron la mayor tragedia de su historia.

La torre central no ha soportado el fuerte incendio en Notre Dame
Así ha sido el incendio.

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, aseguró que "cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado" de la catedral. "Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste", aseguró la turista visiblemente afectada.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, suspendió el discurso a la nación de las 20:00 que tenía preparado con motivo de la crisis de los chalecos amarillos, y partió con presteza al lugar de los hechos para seguir con su gabinete la tragedia. Macron comunicó  su pesar por el "terrible" incendio de Notre Dame y lamentó que "una parte de nosotros", de todos los franceses, estuviera en llamas.

 La catedral de Notre Dame está situada en el centro histórico de la ciudad, la Île-de-la-Cité, en el Distrito Primero de París, la zona más turística de la capital francesa. La cripta de la catedral parisina reabrió sus puertas el pasado diciembre de 2017 tras el proceso de limpieza de sus piedras de las piedras. El templo es uno de los edificios más emblemáticos de París y se empezó a construir en 1163 y fue culminada en 1345.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios