Miércoles, 18.09.2019 - 01:46 h

Exteriores advierte a los españoles en México que eviten cajeros y taxis que no estén en paradas

La muerte de María Villar Galaz, de 39 años, tras un secuestro express pone en alerta a los españoles residentes en México y da actualidad a las recomendaciones de Exteriores, que pide evitar cajeros e ir en coches de alta gama.

Desde narcos a mafiosos, los criminales recurren en México al secuestro y la extorsión como método de financiación.

Imagen de una protesta en Veracruz por el secuestro de un periodista / AFP

La muerte de María Villar Galaz, de 39 años, asesinada brutalmente después de ser secuestrada y que la familia pagara parte del rescate ha sembrado de temor a los españoles que trabajan en México. Nadie se explica lo que pudo ocurrir para que finalmente sacar dinero de un cajero acabara en tragedia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación aconseja a los españoles que visiten o residan en México evitar conducir vehículos de alta gama y todoterrenos en ciudades para prevenir atracos y secuestros como el que ha terminado con la vida de María Villar Galaz.

Exteriores ha elaborado un código de conducta con medidas de seguridad dirigido a los españoles en
México, que puede consultarse en su sitio web (http://exteriores.gob.es) y cuya última actualización es de este verano.

Para evitar mostrar que uno posee dinero, Exteriores recomienda no conducir coches de alta gama, ni todoterrenos en algunas zonas urbanas, y no llevar joyas ni relojes de valor.

El transporte público se debe usar solo acompañados de personas que conozcan la ciudad y los taxis, se deben
coger exclusivamente en paradas habilitadas.

Exteriores también aconseja ser prudentes en las conversaciones con terceros y evitar hacer comentarios que denoten que uno tiene una alta capacidad económica. En este aspecto, incide en advertir a los menores.

Tampoco es conveniente, añade el Ministerio, mostrar en público documentación, tarjetas de crédito, dinero efectivo o cámaras fotográfica. En la calle, no se debe llevar más que el dinero y tarjetas de crédito imprescindibles, guardados en bolsillos o carteras distintas.Evitar los cajeros

En la medida de lo posible, se debe evitar sacar dinero de cajeros automáticos, y si es necesario usarlos, mejor acudir a aquellos que estén en el interior de zonas más protegidas como centros comerciales.

Si se contrata personal doméstico u otros empleados es aconsejable contar con referencias de confianza y, en aquellas zonas más peligrosas, se ha de prestar atención constante a las personas que ronden alrededor.

En caso de ser víctima de un asalto, no hay que oponer resistencia, y si uno se ve sorprendido por un tiroteo, hay que echarse al suelo, mantenerse inmóvil y con las manos visibles mientras dure.

En caso de encontrarse en el interior de un vehículo, apagar el motor y agazaparse en su interior, protegiendo la cabeza. No salir nunca a mirar si se oyen disparos. 

Y si se reciben amenazas por teléfono, se debe colgar el teléfono a la mayor brevedad posible, sin decir nada ni proporcionar absolutamente ningún dato.

La española María Villar, sobrina del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, es la última víctima del drama de los secuestros en México, un horror que, como en este caso, muchas veces termina en tragedia, pese a que los familiares del secuestrado intente pagar el rescate que exigen los criminales.  El secuestro es uno de los delitos más dolorosos de los que se puede ser víctima. Desgraciadamente desde hace años, las cifras en México siguen aumentado, sin que las autoridades pongan fin a este este drama.

El número exacto de secuestros es un dato difícil de obtener. Según fuentes oficiales, en 2015 se dieron 1.500 casos, pero un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi) en 2014 asegura que se dan en torno a 100.000 al año. Por su parte, la asociación civil Alto al Secuestro contabiliza un total de 7.846 secuestros de diciembre de 2012 a junio de 2016, lo que equivale a seis secuestros diarios. A la cabeza del país en número de ellos se encuentra el Estado de México, conocido como Edomex, en cuya capital, Toluca, apareció el cuerpo de la española María Villar tras una semana secuestrada.

En la retina de los mexicanos están algunos secuestros dramáticos como el del pequeño Fernando de 14 años, cuyo único delito fue ser hijo del empresario Alejandro Martí. Al niño lo secuestraron cuando se dirigía al colegio en 2008. Tras 53 días secuestrado, el cuerpo del menor apareció en un coche con un mensaje, “por no pagar”. Pedían un rescate de seis millones de dólares.

Otro caso que conmocionó a México fue el denominado 'Caso Wallace' el 11 de julio de 2005. Hugo Alberto Wallace fue secuestrado en Plaza Universidad, al sur de la Ciudad de México. Ante el poco avance de las autoridades en la investigación, su madre inició su propia investigación. A raíz de ese drama nace la asociación civil Alto al Secuestro, fundada por Isabel Miranda de Wallace, madre de Hugo Alberto.¿Quién secuestra en México?

Desde narcos a mafiosos, los criminales recurren en México al secuestro y la extorsión como método de financiación. Uno de los motivos por los que lo hacen es la impunidad. México es el segundo país con mayor impunidad en el mundo, según el Índice Global de Impunidad (IGI). Además, 8 de cada 10 asesinatos queda sin resolversesegún señala la organización México Evalúa.

Por el momento, en el caso de María Villar se desconocen los detalles de la investigación. Su cuerpo fue hallado tras un secuestro express que se produjo cerca de las oficinas de la empresa en la que trabajaba. Fue encontrada en Toluca, la capital del Estado de México que ocupa los primeros lugares en los rankings de secuestro y feminicidio en el país.

Este estado, colindante con la capital DF, ostenta el poco honorable título de "capital del feminicidio", desbancando a Ciudad Juárez. También es el estado de México donde más secuestros se producen: según la organización Alto al Secuestro, 1.809 personas fueron secuestradas en entre 2013 y mayo de 2016.

Si bien el caso de María no se encuadraría dentro de lo conocido como feminicidio, la imagen de su cuerpo atado y con una bolsa en la cabeza recuerda tristemente al de las decenas de mujeres que cada año fallecen en México. Y el sufrimiento de su familia, que pagó un rescate y obedeció las instrucciones de los criminales, al de las seis personas que diariamente sufren este lacra en México.

Ahora en Portada 

Comentarios