Lunes, 18.12.2017 - 04:18 h
Ignora las advertencias desde Irán al Vaticano

Trump reconoce Jerusalén como capital de Israel y anuncia el cambio de embajada

La ONU recuerda que el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y los palestinos.

Trump
Trump reconoce Jerusalén como capital de Israel. / EP

Sin atender a razones ni ruegos, llegados desde lugares tan diversos como Irán y el Vaticano, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles el reconocimiento oficial de "Jerusalén como capital de Israel".

Ignorando las consecuencias de su medida, que encenderá de nuevo la región, el mandatario se ha justificado en que considera que supone admitir "lo obvio", y ha anunciado el futuro traslado de la Embajada norteamericana a la Ciudad Santa.

Trump ha comparecido en la Casa Blanca para dar el primer paso para trasladar la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, en el marco de lo que se espera que sea un proceso de traslado que llevará años.

El presidente ha anunciado que los trabajos para consumar este traslado comenzarán "inmediatamente".

El gesto no está exento de polémica, en la medida en que tanto israelíes como palestinos reivindican Jerusalén como la capital de su Estado, por lo que podría romper el frágil equilibrio en la zona. Varios líderes árabes han advertido de que el reconocimiento que ultima Trump daría al traste con cualquier posibilidad de paz.

Una ley estadounidense aprobada en 1995 ya contempla que la legación diplomática debe estar ubicada en Jerusalén y no en Tel Aviv. Sin embargo, durante estas dos décadas los sucesivos presidentes han ido prorrogando una exención que plantea aplazar dicho traslado en aras del "interés nacional" -el propio Trump renovó dicha exención en junio de 2017-.

​Aplausos de Netanyahu
Como era de esperar, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, valoró como "justa y valiente" la decisión del presidente de EEUU.

"La decisión del presidente es un paso importante para la paz porque no hay paz que no incluya Jerusalén como capital del Estado de Israel", declaró Netanyahu en un comunicado difundido minutos después del discurso de Trump.

Del mismo modo, el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, felicitó a su homólogo estadounidense por su declaración.

"Felicito al presidente Donald Trump por su anuncio (...). No hay un regalo más hermoso ni adecuado, cuando nos acercamos a los 70 años de la independencia del Estado de Israel".

"Después del jubileo -cincuenta años después de la reunificación de la ciudad- ha llegado el momento de llevar tranquilidad a Jerusalén y ver como florece la esperanza en la capital de Israel, el lugar donde los peregrinos vienen desde todo el mundo. Durante miles de años, el pueblo judío ha mirado a Jerusalén y rezado y soñado con la ciudad", agregó.

Respuesta tímida de la ONU
La ONU afirmó poco después del anuncio que el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y los palestinos y recalcó la necesidad de avanzar hacia la solución de dos estados.

"Quiero ser claro: no hay alternativa a la solución de dos estados. No hay un plan B", afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres.

Ahora en portada

Comentarios