Viernes, 19.07.2019 - 08:27 h
Faltan 9 días

La UE pone condiciones para la prórroga: Londres debe aceptar el acuerdo de Brexit

El Consejo Europeo lanza la pelota al tejado británico para que un aplazamiento de la fecha de salida pueda ser efectivo y así evitar una caos legal. 

Donald Tusk dimite como primer ministro para asumir presidencia del Consejo Europeo
Donald Tusk pone condiciones a la petición de la extensión del Brexit.

La Unión Europea pone en jaque a Reino Unido al condicionar una posible extensión del Brexit a que el Parlamento Británico apruebe el acuerdo de Brexit que rechazaron la pasada semana. Así, y en una corta intervención ante la prensa, en la que no se han aceptado preguntas, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk ha respondido al requerimiento de Theresa May de aplazar la fecha de salida de Reino Unido del 29 de marzo al 30 de junio, un mes después de las elecciones europeas del próximo 26 de mayo

"Creo que una extensión corta será posible", ha declarado Tusk, "pero estará condicionada a un voto positivo del acuerdo de retirada en la Cámara de los Comunes" que rechazó la pasada semana por mayoría. El presidente del Consejo Europeo ha anunciado también que ha hablado por teléfono con la primera ministra May al recibir la carta que le ha enviado este miércoles por la mañana para comunicarle su parecer respecto a la prórroga.

Acerca de la cuestión de cuánto tiempo se aplazaría la prórroga, el exprimer ministro polaco ha declarado que "la respuesta sigue abierta" y el jueves responderán los 27 líderes europeos. Tusk ha querido añadir que la petición "meritoria" de May de aplazar el Brexit al 30 de junio "crea una serie de incógnitas legales y políticas".

Donald Tusk ha querido, a su vez, dejar claro que él "no cree que hará falta convocar de urgencia" al Consejo Europeo la próxima semana, y que los líderes podrán ponerse de acuerdo unánimente el jueves y viernes (cuando el Consejo está reunido oficialmente) para aprobar este aplazamiento. No obstante, el líder europeo también ha comunicado que "no tendré complicaciones" en convocar a los líderes europeos de urgencia "si así fuera necesario".

Con todo, el presidente del Consejo Europeo ha dicho sobre el posible acuerdo que "aunque parezca ilusorio y la fatiga del Brexit sea visible y esté justificada", se ha mostrado esperanzado al alegar que "no podemos dejar de buscar hasta el último momento una salida positiva" de Reino Unido del bloque comunitario.

¿Qué supone aplazar el Brexit hasta el 30 de junio?

En primer lugar, si se aprobara un prórroga para la salida de Reino Unido, las los británicos deberán presentar sus candidatos para las elecciones europeas que se celebran entre el 23 y el 26 de mayo. Este escenario, casi impensable en Reino Unido hace un mes, presenta una serie de contradicciones.

Para empezar, si se presentaran a las elecciones europeas, algo que según la legislación interna de la UE deben hacer, daría una serie de derechos de decisión a los británicos, quienes llevan desde 2016 buscando la salida del bloque comunitario, que afectarían a Europa a largo plazo. Entre ellos se encuentran la votación de los próximos presupuestos europeos o la elección del próximo presidente de la Comisión Europea. La elección del 30 de junio como nueva fecha supondría un "vacío legal democrático" en el que ya se han celebrado elecciones pero aún no se ha constituido la eurocámara.

La elección del sucesor de Jean-Claude Juncker se anticipa complicada debido al ascenso posiciones antieuropeístas dentro del Parlamento Europeo, órgano encargado de la elección del presidente de la Comisión Europea. A pesar de que uno de los favoritos a presidir la Comisión es el presidente del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo, el político alemán Manfred Weber

Aún así, se espera que los eurodiputados británico se abstengan en las siguientes decisiones que vaya a tomar la eurocámara desde su elección hasta que se haga efectiva la fecha de salida de Reino Unido de la UE.

Europa blinda derechos básicos

Con la incertidumbre jurídica a la que se enfrentan la Unión Europea y Reino Unido, el Consejo Europeo aprobó este martes una serie de medidas para "salvaguardar" los derechos e intereses de los ciudadanos comunitarios que viven en Reino Unido y de los ciudadanos británicos que residen en países de la Unión Europea en el caso de que no se produzca un acuerdo de Brexit.

Esta serie de medidas que blindan los derechos de los ciudadanos abarcan los ámbitos de seguridad social, transporte, los programas Erasmus+ y PEACE, la exportación de productos de doble uso y derechos de pesca de pescadores y operadores comunitarios. No obstante, el propio reglamento que aprobó el Consejo reconoce que algunas de estas medidas deben tener una reciprocidad por parte de Reino Unido para poder ser llevadas a cabo.

Ahora en Portada 

Comentarios