Viernes, 23.02.2018 - 15:49 h
Tragedia en Nueva York

Un carpintero se hace millonario con la lotería y muere tres semanas después

Donald Savastano ganó un millón de dólares con la New York Lottery y unos días más tarde le informaron de que padecía un cáncer muy avanzado.

Fotografía de Donald Savastano el día que ganó la lotería.
Donald Savastano el día que ganó la lotería. / WBNG TV.

La historia de Donald Savastano podría formar parte de los guiones de una de la películas más crueles de siempre. Este hombre de 52 años natural de Sidney, una pequeña localidad situada al norte de Nueva York, vivió en el plazo de tres semanas dos momentos completamente opuestos. Primero ganó un millón de dólares con una tarjeta de "rasca y gana" de la lotería. Después su salud le golpeó de manera irreversible.

Con el dinero de la New York Lottery, Donald tenía unos objetivos claros. "Comprar un nuevo camión, pagar algunas deudas e invertir en el futuro... y también irme de vacaciones", explicó el afortunado en las micrófonos de la televisión americana WBNG TV. “Este dinero va a cambiar mi vida”, añadió.

Sin embargo, antes de poder llevar a cabo cualquiera de esos apetecibles planes, el americano recibió la peor noticia posible de parte del médico: tenía cáncer de cerebro y de pulmón en fase cuatro, la más avanzada.

"El día de recoger el premio estaba muy emocionado, pero días después un amigo suyo se acercó al establecimiento para decirme que Donald estaba muy enfermo en el hospital, y que no creían que pudiese superar la enfermedad". Estas son las palabras de Danielle Scott, la dependienta del quiosco en el que Savastano compró la tarjeta ganadora.

“Era autónomo y no tenía seguro. No se había sentido bien durante un tiempo y cuando consiguió el dinero decidió ir al médico", añade sobre el cáncer tan avanzado que impidió cualquier atisbo de esperanza para Donald.

Fotografía de Donald Savastano junto a la dependienta Danielle Scott.
Donald Savastano junto a la dependienta Danielle Scott. / cnn.

Carpintero de profesión, siguió el camino de su padre en el mundo laboral y era conocido por su "trabajo de alta calidad y su perfeccionismo". "Siempre trató de ayudar a los demás enseñándoles la forma correcta de hacer las cosas", reza su obituario publicado en Digital Memorial. Que descanse en paz.

Temas relacionados
Comentarios