Domingo, 22.09.2019 - 06:46 h
Lucha contra el éxodo

Un Estado americano pagará 2.000 dólares a aquellos que decidan vivir en él

El gobierno de Alaska ha implementando un plan de fondos anual para las personas que residan permanentemente en el estado.

Fotografía de la ciudad de Anchorage en Alaska.
La ciudad de Anchorage en Alaska. / Wikimedia Commons.

Alaska es uno de los 50 estados que forman los Estados Unidos de América, aunque uno muy peculiar. Por su situación geográfica, bañado por el océano ártico, el clima es extremo llegando a alcanzar los 30ºC en verano y -45ºC en pleno invierno. A ello hay que sumar una situación económica complicada en los últimos tiempos, lo que ha provocado un éxodo continuo de habitantes.

En 1988, una fuerte recesión económica asoló al estado norteño provocando la mayor emigración de sus residentes en la historia: 15.710 personas se mudaron.

Con la llegada de los 90 y la entrada del siglo XXI la situación se estabilizó... hasta que en 2014 7.500 personas dejaron sus casas para instalarse en otro lugar, la mayor cifra desde el fatídico 1988.

Ahora son 5.000 habitantes de media anualmente los que pierde Alaska, y el gobierno estatal se ha puesto en marcha para revertir la situación con una medidas económicas cuanto menos interesantes.

Cualquiera que se mude a Alaska para vivir de forma permanente optará al ‘Permanent Fund Dividend Division’, un fondo creado en 1976 gracias al 25% de las ganancias obtenidas del petróleo, y que en un principio el gobierno estableció pensando en las futuras generaciones que ya no podrían vivir de esta fuente de energía no renovable.

Desde 1982, los residentes reciben anualmente entre 331  y 2.072 dólares por persona, ya sean mayores o menores de edad, por vivir en el estado de Alaska.

Los que se inscribieron en el programa en su primer año han recibido 39.000 dólares hasta la fecha y siempre se puede utilizar el dinero como les apetezca.

¿Cómo se puede ser beneficiario de este fondo? Las reglas son simples. Los solicitantes tienen que haber sido residentes en Alaska el año previo, sin tener residencia en otro estado, y no haberse ausentado en ese año del estado más de 180 días. Tampoco pueden haber sido arrestados o encarcelados por un delito criminal en ese mismo periodo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios