Domingo, 16.12.2018 - 03:25 h
Sufrió el segundo cierre en un mes

El Senado de EEUU aprueba los fondos para poder reabrir la Administración

Rand Paul, del ala libertaria, bloqueó la votación del acuerdo presupuestario para los próximos dos años, forzando el cierre administrativo.

Donald Trump durante un discurso en Washington
Donald Trump durante un discurso en Washington / EFE

Cuando el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo a principios de semana que le "encantaría" que los demócratas forzasen un nuevo cierre administrativo, poco se imaginaba que sería Rand Paul, uno de los suyos, el responsable de que el Gobierno haya tenido que bajar la persiana. El Gobierno de Estados Unidos incurrió esta medianoche en su segundo cierre parcial administrativo en menos de tres semanas después de que Paul bloquease la votación de un acuerdo presupuestario para los próximos dos años. Sin embargo, durante la madrugada, el Senado aprobó un proyecto presupuestario que, a falta del visto bueno de la Cámara Baja, permitiría la reapertura de la Administración federal.

Los republicanos, con el aval de la Casa Blanca, arrancaron esta semana un acuerdo a los demócratas para aprobar un presupuesto que eleva los límites de gasto en unos 300.000 dólares y también el techo de la deuda. Fue precisamente esto, el gasto y el endeudamiento, lo que provocó que Paul, un libertario, impidiese por sorpresa que el Senado votara el acuerdo antes de la pasada medianoche, lo que originó el cierre parcial administrativo por falta de fondos.



"Con toda honestidad, de buena fe, no puedo simplemente mirar hacia otro lado ahora que mi partido es cómplice del déficit", afirmó Paul en su discurso en el Senado. "Cuando los republicanos están al mando -añadió-, no hay un partido conservador. Muchos de los llamados conservadores pierden la cabeza".

Este bloqueo está sustentado en tecnicismos y no en una mayoría legislativa, por lo que ya se preveía que el cierre duraría poco.

En la tarde del jueves, la Casa Blanca urgió a todas las agencias públicas a que alistasen los planes de contingencia ante la falta de fondos y que informasen a sus trabajadores del impacto de un eventual cierre.

Se trata del segundo cierre administrativo que enfrenta Trump en poco más de un año en la Casa Blanca después de el del 20 de enero, que coincidió con su primer aniversario en el poder y que duró tres días.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios