Un vídeo desmonta la coartada del presunto asesino del adolescente Trayvon Martin

  • Las imágenes muestran que George Zimmerman llegó a la comisaría sin rasguño alguno, lo que demuestra que no hubo forcejeo ni pelea antes de que disparase a quemarropa al joven de raza negra. Zimmerman no ha sido arrestado por el crimen al alegar que disparó en defensa propia.   
Roberto Arnaz

El pasado 26 de febrero, George Zimmerman patrullaba armado por la calle cuando vio salir de una tienda a un joven de raza negra encapuchado. Se trataba de Trayvon Martin, de sólo 17 años. A este autoproclamado 'sheriff' de vecindario de Sanford, Florida, le pareció sospechoso y se acercó a él con su pistola 9 milímetros en la mano.

Lo que sucedió a partir de ese momento es confuso. La única certeza es que segundos después se oyeron disparos y Martin murió desangrado por los disparos de Zimmerman. El agresor, que está en libertad sin cargos al alegar que abrió fuego en defensa propia, defiende que mantuvo una discusión con el adolescente y que, después de que este le agrediese, usó su pistola.

Sin embargo, un vídeo que ha visto la luz en las últimas horas muestra la llegada del agresor a la comisaría de Sanford sólo unos minutos después de asesinar al menor. El metraje muestra a Zimmerman, capitán de barco de 28 años, sereno y sin señales de haber participado en una pelea. No tiene golpes o rasguños y su ropa no está manchada.

Estas imágenes, tomadas por una de las cámaras de seguridad de la comisaría, desmontarían la coartada del autor de los disparos, que en su declaración ante la policía aseguró que Trayvon Martin le pegó un puñetazo en la cara y, tras tirarle al suelo, golpeó su cabeza contra el cemento.

Además, el vídeo publicado en exclusiva por la cadena de televisión ABC demostraría que el primer informe realizado por la patrulla que acudió al lugar del suceso podría contener datos incorrectos. Los agentes que custodiaron a Zimmerman redactaron que el detenido presentaba una herida en la parte trasera de la cabeza y que la rotura de la nariz había hecho que sangrase en abundancia, pero en el vídeo emitido por ABC no queda rastro alguno de estas lesiones.

De hecho, ante las nuevas evidencias, el responsable de la investigación se está planteando detener a Zimmerman y acusarle de homicidio.

Mostrar comentarios