Miércoles, 24.07.2019 - 03:18 h
Se impuso con el 55% de los votos

Macedonia del Norte, más cerca de la UE tras la victoria electoral de Pendarovski

La OTAN y la UE celebran la victoria electoral del candidato proeuropeo Stevo Pendarovski, clave para la entrada de Macedonia del Norte en el bloque.

Stevo Pendarovski, el presidente electo de Macedonia del Norte
Stevo Pendarovski, el presidente electo de Macedonia del Norte. / EFE

Macedonia del Norte está cada vez más cerca de entrar en la UE, después de la victoria de este fin de semana del candidato proeuropeo Stevo Pendarovski en la segunda vuelta de las presidenciales. Con un 55% del apoyo popular, su gran promesa electoral fue continuar con el proceso de integración en el bloque comunitario iniciado en 2018, cuando se cerró la polémica por el cambio de nombre del país con Grecia.

Desde 1991, la antigua república yugoslava de Macedonia compartía denominación con la región de la Grecia clásica que, entre otras cosas, encumbró a Alejandro Magno: el país heleno demandaba que el término debía ser exclusivo de la zona en la que se ubicaba el antiguo Reino de Macedonia hasta el siglo II a. C., cuando fue conquistado y adherido a los dominios del Imperio Romano. Aquel reino extinto se extendía en su mayor parte por lo que actualmente es la zona noreste de Grecia.

Sin embargo, las aspiraciones de la actual Macedonia del Norte de formar parte tanto de UE como de la OTAN pasan por no tener conflictos abiertos con ninguno de sus miembros: el derecho a veto de Grecia ante una potencial adhesión de su vecino del norte obligó al país a iniciar negociaciones respecto a su denominación internacional en 2005. Unas conversaciones que culminaron el año pasado en un acuerdo con Grecia para el cambio de nombre.

El pasado mes de febrero, la ONU aceptó dicha modificación negociada, abriendo a Macedonia del Norte el camino para su adhesión a la UE. Entonces, las elecciones presidenciales en el país pasaron a convertirse en una suerte de plebiscito sobre la futura apertura de negociaciones con el bloque comunitario. Actualmente, es candidato oficial para entrar en la UE desde 2005, junto a Albania, por lo que serán los primeros de la lista de cara a las futuras adhesiones aprobadas desde Bruselas.

La estrategia de la UE en los Balcanes

Macedonia del Norte también tiene su importancia para la Unión Europea, dentro de su plan para la integración de los Balcanes Occidentales: el 1 de julio de 2013, Croacia se convirtió en el primero de los siete países de la región en ingresar en el bloque comunitario; Montenegro, Serbia, la antigua república yugoslava de Macedonia y Albania son candidatos oficiales. Ya se han abierto negociaciones y capítulos de adhesión con Montenegro y con Serbia, mientras que Bosnia y Herzegovina y Kosovo son candidatos potenciales.

La estrategia de la UE en los Balcanes pasa por la adhesión progresiva de las exrepúblicas soviéticas de la región que aún no forman parte del bloque, con el objetivo de fomentar su integración en las políticas y directivas occidentales, como medida para evitar la reproducción de conflictos en una zona con numerosas guerras étnicas recientes -como en Albania, Serbia o Kosovo- y para ampliar el número de socios comerciales exentos de aranceles.

El comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, ha felicitado este lunes a Pendarovski, confiando en continuar con "la cooperación en la agenda de reformas de a UE" de cara a lograr "la apertura de las negociaciones de adhesión en junio".  Así, ha reiterado en Twitter la postura receptiva del bloque comunitario: "Macedonia del Norte puede contar con el apoyo continuado de la UE para su perspectiva de adhesión, algo que responde a las aspiraciones europeas fuertes de su población".

En este sentido, los acuerdos alcanzados entre Grecia y Macedonia -y consolidados con la victoria de Penderovski- sirven como un impulso de esperanza para la convivencia pacífica: en el siglo IV a. C., los ejércitos macedonios de Alejandro Magno llenaron el mundo clásico de Alejandrías a través de un proceso de expansión novedoso en el que los conquistadores no exterminaban a los pueblos sometidos, sino que convivían con ellos, intercambiando costumbres, ciencia, credos y dioses. Hoy, 24 siglos después, la herencia mestiza de aquella Macedonia helénica pervive en dos países que anhelan la concordia. Y la UE lo celebra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios