Valls rotundo: 'Atacar a un judío por ser judío es como atacar a Francia'

    • El primer ministro francés, Manuel Valls, condenó como 'inaceptables' los disturbios que se produjeron ayer, en una manifestación contra la operación israelí en Gaza que había sido prohibida.
    • Valls dejó claro que no permitirá que se alimente un conflicto entre comunidades y defendió la lucha contra el antisemitismo.

El primer ministro francés, Manuel Valls, condenó como 'inaceptables' los disturbios que se produjeron ayer, en una manifestación contra la operación israelí en Gaza que había sido prohibida, dijo que no permitirá que se alimente un conflicto entre comunidades y defendió la lucha contra el antisemitismo.

Valls consideró que los 'desbordamientos inaceptables' de la manifestación, en la que hubo enfrentamientos con las fuerzas del orden, que practicaron una cuarentena de detenciones, y que tuvieron varios heridos entre sus filas, justificaron la prohibición que había decretado desde el viernes el Ministerio del Interior.

'Francia no dejará que los espíritus provocadores alimenten un conflicto entre comunidades', señaló en alusión a las tensiones entre extremistas musulmanes y judíos, durante un acto conmemorativo en París de las redadas contra judíos por las autoridades francesas durante los años de la ocupación nazi en la II Guerra Mundial.La lucha contra el antisemitismo es una lucha de cada uno de nosotros, dice Valls

El jefe del Ejecutivo socialista señaló que'Francia es la República y valores más que nunca universales' y añadió: 'La lucha contra el antisemitismo no es sólo el combate de los judíos, es la lucha de cada uno de nosotros, la lucha de toda una nación'.

'Atacar a un judío por ser judío -comentó- es atacar a Francia' y 'Francia responderá con la mayor fuerza, con la mayor intransigencia, en todas partes y siempre'.

Valls defendió a su titular de Interior, Bernard Cazeneuve, que había decretado la prohibición de la manifestación de ayer -convocada, entre otros, por el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA)- en función de los incidentes que hubo en otra protesta similar el domingo de la semana pasada, con choques entre extremistas islámicos y judíos en torno a dos sinagogas del centro de la capital.

Reiteró que se trató de 'hechos de una extrema gravedad' en lugares en los que se habían producido persecuciones contra los judíos durante la II Guerra Mundial.

'En nombre de un conflicto que ocurre a miles de kilómetros (...) allí mismo -hizo notar el primer ministro- se escuchó 'muerte a los judíos' una vez más. Fue demasiado'.

En ese mismo acto junto al Velódromo de Invierno, por el que pasaron unos 13.000 judíos deportados a los campos de la muerte hace 72 años, Cazeneuve consideró 'intolerables' los ataques contra los antidisturbios ayer en la manifestación que tuvo su epicentro en el barrio de Barbès, al norte de París.

El ministro del Interior quiso dejar claro que 'la posición de Francia siempre ha sido equilibrada' en el conflicto entre palestinos e israelíes, y que ahora 'está comprometida de forma resuelta por la paz', como lo muestra que el jefe de la diplomacia, Laurent Fabius, haya estado en los últimos días en Egipto y en Israel.

Batalla campal, gases lacrimágenos, una manifestación que degenera en violencia y una prohibición de manifestación que se salta por las bravas. Cuarenta y cuatro personas fueron arrestadas el sábado en la raíz de la violencia, según Le Figaro que señalaba que 19 de ellas están arrestadas por poseer armas.
Las estimaciones de la Prefectura de Policía consultados por Le Monde señalaban que entre 1.500 y 2.000 personas asistieron a la manifestación, y entre 100 y 200 manifestantes se reunieron en la estación Gare du Nord.
El sentimiento de los comerciantes de la zona se explican con esta sentencia: 'Fue la guerra en el corazón de París, en la ciudad que alberga el mayor número de turistas en el mundo.''¿Por qué no hay un ministro aquí esta mañana para decir que los chicos que rompieron todo va a ir a la cárcel ? ', pregunta el comerciante. Así de rotundo, así de claro.

El Frenta Nacional y la el Nuevo Partido Anticapitalista critican que se reprendan las manifestaciones

Las primeras reacciones políticas se produjeron poco después del incidente. Un comunicado de la FN evoca 'el fracaso del gobierno (...) no es capaz de evitar que los manifestantes que el distrito con el fuego y la sangre ' .

El NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), el único partido que ha mantenido su llamamiento a manifestarse , y cuyas banderas eran visibles en Barbès, dijo que 'la prohibición en varias ciudades como París, manifestaciones de solidaridad con Palestina , Holanda y Gobierno Valls iniciaron un enfrentamiento que finalmente perdieron'. Derecha e izquierda radical coinciden, no es la primera vez.

El alcalde de París, Anne Hidalgo, por su parte, condenó los incidentes, pidiendo 'la expresión calmada y pacífica de la creencia en el respeto de los principios republicanos que nos unen.

Seis meses de cárcel y 7.500 euros por participar en una manifestación prohibida

La Prefectura de Policía de París había prohibido el evento Viernes, citando 'grave riesgo de perturbar el orden público' después de los enfrentamientos el 13 de julio frente a dos sinagogas en el marco de otro rally.

Participar en un mitin prohibido está castigado en Francia con seis meses de cárcel y una multa de 7.500 en euros. El prefecto de policía de París, Bernard Boucault ya dejó claro que participar en la manifestación prohibida podría llevar a ser arrestado.

Mostrar comentarios