Jueves, 19.10.2017 - 00:33 h

El Congreso que importa es el que no está

En quince días tenemos tres congresos de partidos. Ciudadanos, el PP y Podemos los celebran. Este fin de semana la formación de Rivera y el siguiente los de Rajoy e Iglesias.

El Congreso que de verdad puede cambiar el panorama será el del PSOE. Si Sánchez ganase las primarias previas, el panorama sería totalmente diferente al que ahora se imaginan todos.

La plataforma de militantes del PSOE que pedía primarias expresa su apoyo a Pedro Sánchez

En quince días tenemos tres congresos de partidos. Ciudadanos, el PP y Podemos los celebran. Este fin de semana la formación de Rivera y el siguiente los de Rajoy e Iglesias. Ninguno de ellos parece que nos dará una sorpresa.

Ya se ha descontado el de Ciudadanos. Ninguna sorpresa. Albert gano las primarias por más del 80% y todo lo que se puede esperar es si pasa del centro-izquierda que desean sus dirigentes al centro o centro-derecha que quieren sus votantes. Algo que no tiene relevancia hasta las próximas elecciones. En las siguientes votaciones se verá si ese giro desde el progresismo de la Cataluña donde nació hasta la posición centrista-moderada que quiere su electorado fue, o no, un acierto. Por eso el debate dentro del Congreso de Ciudadanos no tiene ninguna importancia, porque el verdadero debate se producirá entre los votantes cuando haya nuevos comicios.

Si eso es así en Ciudadanos, lo del PP es todavía menos excitante. El partido aglutinado alrededor de Rajoy, con la argamasa del poder, no ofrece ninguna duda en su desarrollo. El Presidente será D. Mariano y punto. La ejecutiva la que diga él. Habrá algunas discusiones interesantes, como la duda sobre si los Diputados populares tendrán, o no, libertad de voto en temas morales o la discusión sobre los vientres de alquiler. Pero a efectos de transcendencia electoral nada. Todo está atado y bien atado. Ni siquiera queda la mala curiosidad sobre cuál  hubiera sido la recepción del Expresidente de Honor (Sr. Aznar) por los compromisarios si hubiera ido al Congreso. Al final todo seguirá el guion escrito.

Algo más divertido se presenta el congreso de Podemos. La “pelea” entre los de Iglesias y los de Errejón ha hecho correr ríos de tinta. Sin embargo es algo que puede inquietar a los militantes y votantes de esa formación, pero que trae al pairo a los demás. Podemos, sea consciente o no de su aislamiento, no importa más que a ellos. Salga lo que salga de su Congreso cada vez está más claro que su papel será el de corifeo del PSOE y no al contrario que es lo que ellos desearían. Se les pasó el arroz, que dirían en Valencia.

El Congreso que de verdad puede cambiar el panorama político será el del PSOE. Si Pedro Sánchez ganase las primarias previas, el panorama sería totalmente diferente al que ahora se imaginan todos. Ante un nuevo “no es no y que parte del no, no entiendes” Rajoy no tendría más remedio que disolverlas cortes y convocar elecciones; porque no solo habría que prorrogar el presupuesto este año. Con la actual composición del Congreso, probablemente no habría cuentas públicas ni en 2018, ni en 2019. Situación imposible para Gobernar. Si gana Susana el PSOE se puede rearmar y ser la alternativa de Gobierno que siempre fue; pero no antes de 2018.

Por tanto: el único Congreso-primarias que de verdad importa es el socialista, que podría cambiar el curso de la legislatura. Congreso que será para el mes de junio. Pero antes las primarias dirán si Sánchez está o no al frente del aparato. Eso es lo que importa saber. Lo demás, lo de estos quince días, son rutina.

Ahora en portada

Comentarios