Jueves, 19.10.2017 - 00:33 h

López se presenta... Sánchez ¿RIP (político)?

Las pocas posibilidades que le quedaban al exsecretario general socialista, las de ser la alternativa a Susana Díaz, se han esfumado. 

Patxi López anunciará este domingo su candidatura para liderar el PSOE. 

López se presenta Sánchez ¿RIP (político)?
López se presenta Sánchez ¿RIP (político)?

“Consummatus est” (se acabó todo) ha debido pensar Pedro Sánchez cuando Patxi López ha decidido presentar su candidatura a las primarias del PSOE.

Las pocas posibilidades que le quedaban al exsecretario general socialista, las de ser la alternativa a Susana Díaz, se han esfumado. Convocado el Congreso Socialista para junio y las primarias para mayo era el momento de iniciar la campaña. La Sultana andaluza no tiene prisa, su posición es suficientemente segura como para poder esperar. Sin embargo sus competidores no pueden permitirse ese lujo. Patxi lo sabe y sólo pocas horas después de la convocatoria ha anunciado su intención de presentarse como candidato.

Lo que está claro es que en los opositores a Susana Díaz no pueden dividir su electorado. Sería darle más posibilidades a la candidata “oficial” u “oficiosa” de la gestora. En esa “oposición” interna dentro del PSOE cara a las primarias no caben dos opciones, solo una con ciertas posibilidades, no ya de ganar, sino de no caer en ridículo. De manera que la aparición del ex lehendakari y expresidente del Congreso como candidato elimina cualquier otro candidato opositor razonable.

Caben tres hipótesis para interpretar las prisas de Patxi:

a) Es una maniobra de la “Gestora” para eliminar definitivamente a Pedro Sánchez. Los dirigentes del PSOE que tienen el poder prefieren al vasco como opositor. No ganará y, además, es fácilmente integrable sea cual sea el resultado posterior del Congreso.

b) Es una iniciativa de los “críticos” convencidos de que con Pedro Sánchez sus posibilidades serían mínimas. Con Patxi, más moderado, podrían recabar algunos votos de militantes de base, al menos en el País Vasco.

c) Es una decisión personal de Patxi que quiere crear su “marca” personal dentro del partido, sin desechar la posibilidad de ser repescado posteriormente en el Congreso, dando una imagen de “unidad” reconstruida. Cualquiera de estas tres hipótesis son verosímiles. Cuál es la verdadera no se puede saberahora con certeza.

La real podría ser una combinación de las tres.

Lo que está claro es que las tres pueden suponer la muerte política de Pedro Sánchez: ¿RIP? ¿Pasa a la historia del socialismo español como una anécdota? En los meses que han transcurrido desde su relevo en la Secretaría General no ha demostrado tener el “punch” que anunció cuando se propuso subir a su coche para recorrer la geografía nacional. Pedro Sánchez no fue consciente de la magnitud de las fuerzas a las que se opuso durante los últimos meses de su mandato. Su huida hacia adelante le llevó a un callejón sin salida. Al menos de momento.

Porque en política como se atribuye a la obra de D. Juan Tenorio siempre se puede decir aquello de: “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

“Consummatus est” (se acabó todo) ha debido pensar Pedro Sánchez cuando Patxi López ha decidido presentar su candidatura a las primarias del PSOE.

Las pocas posibilidades que le quedaban al exsecretario general socialista, las de ser la alternativa a Susana Díaz, se han esfumado. Convocado el Congreso Socialista para junio y las primarias para mayo era el momento de iniciar la campaña. La Sultana andaluza no tiene prisa, su posición es suficientemente segura como para poder esperar. Sin embargo sus competidores no pueden permitirse ese lujo. Patxi lo sabe y sólo pocas horas después de la convocatoria ha anunciado su intención de presentarse como candidato.

Lo que está claro es que en los opositores a Susana Díaz no pueden dividir su electorado. Sería darle más posibilidades a la candidata “oficial” u “oficiosa” de la gestora. En esa “oposición” interna dentro del PSOE cara a las primarias no caben dos opciones, solo una con ciertas posibilidades, no ya de ganar, sino de no caer en ridículo. De manera que la aparición del ex lehendakari y expresidente del Congreso como candidato elimina cualquier otro candidato opositor razonable.

Caben tres hipótesis para interpretar las prisas de Patxi:

a) Es una maniobra de la “Gestora” para eliminar definitivamente a Pedro Sánchez. Los dirigentes del PSOE que tienen el poder prefieren al vasco como opositor. No ganará y, además, es fácilmente integrable sea cual sea el resultado posterior del Congreso.

b) Es una iniciativa de los “críticos” convencidos de que con Pedro Sánchez sus posibilidades serían mínimas. Con Patxi, más moderado, podrían recabar algunos votos de militantes de base, al menos en el País Vasco.

c) Es una decisión personal de Patxi que quiere crear su “marca” personal dentro del partido, sin desechar la posibilidad de ser repescado posteriormente en el Congreso, dando una imagen de “unidad” reconstruida. Cualquiera de estas tres hipótesis son verosímiles. Cuál es la verdadera no se puede saberahora con certeza.

La real podría ser una combinación de las tres.

Lo que está claro es que las tres pueden suponer la muerte política de Pedro Sánchez: ¿RIP? ¿Pasa a la historia del socialismo español como una anécdota? En los meses que han transcurrido desde su relevo en la Secretaría General no ha demostrado tener el “punch” que anunció cuando se propuso subir a su coche para recorrer la geografía nacional. Pedro Sánchez no fue consciente de la magnitud de las fuerzas a las que se opuso durante los últimos meses de su mandato. Su huida hacia adelante le llevó a un callejón sin salida. Al menos de momento.

Porque en política como se atribuye a la obra de D. Juan Tenorio siempre se puede decir aquello de: “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”.

Ahora en portada

Comentarios