Miércoles, 18.10.2017 - 00:38 h

Habrá Presupuestos; creceremos al 3%

La votación será ajustada pero suficiente. Eso aleja la posibilidad del adelanto de las elecciones

Rajoy seguirá en la Moncloa demostrando su habilidad para sobrevivir en el poder

Cospedal y Arenas participarán en el congreso del PP catalán el sábado

Parece que se despeja el panorama económico y, en parte, el político. Entre el PP, Ciudadanos, el PNV y los canarios (CC y NC) habrá Presupuestos para 2017. La votación será ajustada pero suficiente. Eso aleja la posibilidad del adelanto de las elecciones. Los juegos florales parlamentarios sirven para "patear" al Gobierno entre todos; sea con el Decreto-ley de estibadores, sea con el intento de derogación de la Ley de Seguridad popular. Fuegos artificiales de distracción. Porque la ley más importante de cada periodo legislativo, los Presupuestos Generales del Estado para 2017, superarán la admisión a trámite.

Rajoy seguirá en la Moncloa demostrando su habilidad para sobrevivir en el poder. Unos Presupuestos aprobados en 2017 le aseguran aguantar en la Presidencia hasta 2019, porque en 2018 puede haber una prórroga presupuestaria.

De manera que si se cuenta el año de Presidencia en "funciones", serían tres años en su "segunda" legislatura, sumando, al menos siete años entre esa y la primera (desde finales de 2011 a principios del 2019). Suficiente para alguien que no quiere ser el Presidente más breve desde que Calvo Sotelo perdió las elecciones. Felipe González estuvo tres legislaturas, con la última reducida, Aznar dos y Rodriguez Zapatero otras dos, aunque disolviera antes de que acabara la segunda. En ese sentido puede decirse que Rajoy ha salvado su "honrilla" política.

Pero, además, cualquier observador de la realidad sabe que el "cuadro macroeconómico" que acompañará a las cifras de ingresos y gastos es muy prudente. El Ministro De Guindos anuncia que seguirá con la previsión de un 2,5% de aumento del PIB, mientras aumenta la creación de puestos de trabajo y disminuye el desempleo previsto. Sin embargo, no sería nada raro, más bien lo contrario, que el crecimiento superara el 3% como el año pasado. Los datos internacionales no son tan favorables como en 2016, el precio del petróleo no está tan bajo y los tipos de interés anuncian subidas. Por contra, el crecimiento de la exportación, la fortaleza del consumo interno y el turismo pueden compensar estas amenazas externas con las fortalezas internas.

De manera que, entre la duración de la legislatura y la economía, Rajoy puede presentar una ejecutoria razonable en 2019. En esa fecha podría acercarse a los 20 millones de empleos, con subidas salariales generalizadas que mejorarán las cuentas públicas, por aumento de las recaudaciones del IRPF y el IVA; entonces se cumpliría el déficit acordado con la UE y se empezaría a resolver las cuentas de la jubilación, que es el nubarrón más importante en el futuro de una población cada vez más envejecida.

Un panorama optimista que sólo pueden ser truncado por la política con sus dos desafíos: la cuestión catalana y un posible, pero cada vez más dudoso, triunfo de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. Es la paradoja de la situación. A Rajoy siempre se le consideró más hábil en política que en economía. Pues, de momento, los hechos demuestran lo contrario.

Ahora en portada

Comentarios