Jueves, 23.11.2017 - 06:47 h

Si quieres que dure la legislatura: ¡Prepara las elecciones!

Las encuestas no están claras. El PP sigue siendo la fuerza más votada, pero no lo suficiente como para formar Gobierno sin el concurso de otras fuerzas parlamentarias.

Podemos y los grupos independentistas no tienen esperanzas de modificar sus votos a corto plazo; por eso no tienen miedo a las elecciones, les da lo mismo.

El Gobierno después de la derrota parlamentaria en el Decreto-Ley de los Estibadores insiste; afirma que no cree que haya que disolver anticipadamente. De momento no puede hacerlo. Según el artículo 115.3 de la Constitución hasta el 3 de mayo no habrá transcurrido el tiempo necesario para que Mariano Rajoy pueda proponer al Rey elecciones adelantadas (un año desde la anterior disolución). Pero esa fecha está ya tan cerca que es irrelevante. Dos semanas después de Semana Santa Mariano Rajoy tiene en sus manos convocar nuevas elecciones.

De todas formas el PP no las tiene todas consigo ante esa posibilidad. Las encuestas no están claras. El PP sigue siendo la fuerza más votada, pero no lo suficiente como para formar Gobierno sin el concurso de otras fuerzas parlamentarias. El último sondeo publicado en “lainformacion.com” incluso le da un retroceso de tres puntos. Las elecciones, como las pistolas, las carga el diablo.

Aun así, el PP está poniendo a punto su maquinaria electoral a todo gas. Los Congresos autonómicos se están cerrando sin problemas. Su Congreso en Madrid ha sido un dato: Cristina Cifuentes ha ganado holgadamente y ha sucedido al liderazgo de Esperanza Aguirre sin estridencias. Una imagen de estabilidad que da confianza al electorado popular. Además, el partido piensa que sus votantes enfadados con las políticas “centristas” del PP están cautivos; no tendrán más remedio que votar popular para salvar la estabilidad parlamentaria y, por tanto, la económica. El experimento de la abstención ha sido nefasto en las elecciones municipales y en las generales para el centro-derecha.

Mariano Rajoy no es partidario de aventuras. Así que esa preparación electoral es -más que un plan para convocar- algo parecido al adagio romano de “si quieres la paz, prepara la guerra”. En su versión “mariana” sería: “si quieres que dure la legislatura, prepara las elecciones”. Cuando el PP anuncie que su maquinaria electoral está a punto, será como cuando los ingleses en la India utilizaban la negociación de la “Cañonera”. El embajador inglés hablaba con el Marajá de turno mostrando los cañones de la Marina Británica apuntando a su palacio. Nunca dispararon, los tratados se firmaban a toda prisa.

¿Será suficiente la cañonera electoral del PP para convencer a la oposición que lo mejor es negociar en espera de mejores tiempos? De momento con el Decreto-ley de los estibadores  no ha tenido ese efecto.

Eso es así porque Podemos y los grupos independentistas no tienen esperanzas de modificar sus votos a corto plazo; por eso no tienen miedo a las elecciones, les da lo mismo. Incluso piensan que podrían mejorar un poco a costa del PSOE en unas elecciones anticipadas. De hecho Pablo Iglesias está preparándose para las elecciones con un nuevo eslogan: “luchar contra la trama”, la conspiración del poder capitalismo-casta política a la que achaca los supuestos males de la gente a la que dice representar. 

Ahora en portada

Comentarios