Domingo, 19.11.2017 - 15:06 h

El PNV obliga a Rajoy a hacer política, al fin, al frenar los presupuestos de 2018

Durante dos legislaturas el Gobierno se ha centrado en la economía. El crecimiento de 2016 fue del 3,2% del PIB. Ahora, Rajoy se va a ver obligado a hacer política.

¿Seguirá la situación con el actual Parlament y un Govern disminuido e intervenido? ¿Habrá elecciones autonómicas? Rajoy también puede convocar elecciones.

La Policía Nacional impide una concentración de manifestantes ante las puertas de la cumbre del PP en Mallorca

El Presidente Clinton ganó su primera elección con una frase en un debate en la televisión. La frase fue: ¡Es la economía …estúpido! Con ella desarboló a su oponente gracias a la magia de la pequeña pantalla, que entonces era todopoderosa. Esta semana se anunció que el Gobierno tiene que retrasar la tramitación de los Presupuestos Generales de 2018.  Las condiciones políticas no aconsejan iniciar los trámites. En las actuales circunstancias se podría contar con los votos de Ciudadanos, incluso de CC. Pero era muy difícil pedir los votos al PNV, que ayudó a aprobar los PGE de 2017. 

Y es que ahora se podría exclamar: ¡Es la política …. estúpido! La realidad es una, en la que sus diversos componentes están entrelazados. La economía no se desarrolla independientemente de la política. Tampoco al revés. Por eso se retrasa la tramitación de los PGE. Lo cual no es bueno para la economía. De momento está influyendo en la prima de riesgo, indicador de la confianza en la buena o mala marcha de la economía española.

Durante dos legislaturas el Gobierno se ha centrado en la economía. El crecimiento de 2016 fue del 3,2% del PIB. El doble de la media de la UE. Para 2017 se espera una cifra similar. El desempleo bajará del 17% y se acerca la anhelada meta de los 20 millones de afiliados a la Seguridad Social para finales de 2019. La Reforma Laboral ha cambiado la estructura del mercado de trabajo. La competitividad ha mejorado la balanza comercial y junto con el turismo el sector exterior tira de la economía, a lo que se une un consumo interno fuerte gracias a la confianza en un crecimiento sostenido. Hasta septiembre todo parecía ir hacia recuperación rápida de la cuarta economía de la UE.

No obstante, la inversión y el consumo crecen en base a la confianza. Lo que significa certidumbre sobre el futuro y estas semanas esa certidumbre ha disminuido en España. Parece que el 1-O se va a desarrollar, de alguna manera, según lo previsto por el Gobierno. La pregunta es ¿y el 2O? Hacia dónde conduce. La situación en que ha colocado a la Generalitat la deriva secesionista es nueva para la democracia española y se abren muchas incógnitas.

¿Seguirá la situación con el actual Parlament y un Govern disminuido e intervenido? ¿Habrá elecciones autonómicas? ¿Que pasa si la nueva composición de la Asamblea catalana mantiene la tensión actual? ¿Y si se convocan elecciones generales? El Gobierno, a la vista de las circunstancias, podría apelar al electorado español para decidir el camino a seguir.

Ante la nueva situación economía puede sufrir un retraso, de momento: la aprobación de los PGE 2018 se pospone. Aumento de la incertidumbre ¿reducción del crecimiento? La economía no es la única labor de un Gobierno, la política también cuenta y mucho: ¡Es la política …. !

Ahora en portada

Comentarios